Saltear al contenido principal
Pino Pascali En La Fondazione Prada De Milán

Pino Pascali en la Fondazione Prada de Milán

Apenas me sonaba el nombre del artista italiano Pino Pascali (1935-1968) pero viendo que la Fondazione Prada le dedicaba una retrospectiva no dudé en interesarme por él.

Su obra es escasa ya que apenas tuvo cinco años de producción muriendo a los 33 años. Sin embargo, fue capaz de realizar catorce exposiciones y reinventar la escultura empleando los materiales que tenía a mano.

La muestra está organizada en cuatro partes. La primera recrea exposiciones individuales que produjo a lo largo de su carrera, la segunda se centra en los materiales, una de las características de su obra; la tercera muestra a través de fotografías cómo interactuaba con las obras y la cuarta recrea exposiciones colectivas con otros artistas.

Una de sus principales contribuciones al mundo del arte fue la forma en la que desarrollaba las exposiciones ya que para él era una oportunidad para crear un entorno imaginativo, tratando que cada exposición fuera completamente diferente a la anterior.Pino Pascali

Galería “La Tortuga” (1965)

Le concedieron el premio internacional de escultura en la Bienal de Venecia por sus suaves instalaciones. Fue muy innovador con los materiales incluyendo partes recicladas del coche o pieles sintéticas, hasta el punto de que tuvo problemas de mantenimiento.  Con estos innovadores materiales produjo dos setas gigantes y unas estructuras triangulares como si formaran un castillo de naipes.

Pino Pascali

Bienal de Venecia de 1968

Quiso reconstruir la naturaleza por medio de materiales primarios como la tierra y el agua. Para ello, transformó elementos naturales en instalaciones escultóricas como ésta formada por 32 m2 de mar que, al colocarlo en bañeras de zinc, une lo natural con lo artificial. Los diferentes colores de las bañeras evocan las variaciones de las tonalidades del mar. Por un lado, la frialdad y simplicidad son propias del minimalismo, mientras que el exponer los materiales tal cual son nos remiten al arte povera.

Las bañeras incluyen unas escotillas que se pueden abrir como si fueran alcantarillas, por lo que el agua puede evaporarse convirtiéndose en una obra viva.

La naturaleza es presentada como una alternativa a la industrialización en las ciudades como, por ejemplo, Turín.Pino Pascali

“El espacio de la imaginación” (1967)

Innovador e impredecible, le gustaba generar un efecto sorpresa. Para ello recurría a lo teatral tanto en su puesta en escena como en la acción que desarrollaba alrededor de la misma.

Pascali se centró en el uso del material artístico como el lienzo, la madera, las cerdas de los pinceles o la felpa de los trapos, para realizar sus obras. Con estos materiales produjo animales con un aspecto infantil como si fuera a crear un Arca de Noé. A las instalaciones de grandes dimensiones las denominó esculturas falsas ya que carecían del peso habitual de una escultura. Eran ligeras y reflejaban la influencia del minimalismo, del arte povera y de las performances.

Fue invitado a una exposición de arte figurativo tradicional y decidió realizar una araña gigante de felpa azul que denominó “Viuda azul”. Jugó con ella como si fuera un juguete, siendo fotografiado tumbado con las piernas hacia atrás como si se tratara de otro arácnido.

Pino Pascali

“Viuda azul” (1968)

Una de las exposiciones colectivas más importantes es cuando se reúnen los máximos exponentes del arte póvera en la bienal de París de 1967. Pino Pascali construye el esqueleto de un dinosaurio a base de diferentes piezas de madera; Jannis Kounellis (1936-2017) “Margarita de fuego”, formado por una margarita de metal unida a un tanque de gas y Alighiero Boetti (1940-1994) crea “El panettone” con cuatro láminas de aluminio y 8 piedras de río. De esta forma, se analiza el uso de materiales naturales e industriales por parte de diferentes artistas para la creación de su obra escultórica.

Pino Pascali

“Construcción del dinosaurio” (1966) de Pino Pascali, “Margarita de fuego” (1967 de Jannis Kounellis, “Panettone” (1967/1993) de Alighiero Boetti.

En total, casi medio centenar de obras muestran la trayectoria de uno de los iconos del arte de los años 60, un artista innovador en el que el uso de materiales naturales y su puesta en escena fueron claves.

Hasta el 23 de septiembre de 2024

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba