Saltear al contenido principal
Teresa Solar Abboud Y Asunción Molinos Gordo En El CA2M En Móstoles

Teresa Solar Abboud y Asunción Molinos Gordo en el CA2M en Móstoles

El Centro de Arte 2 de Mayo (CA2M) de Móstoles es una institución ideal para acercar al público al arte contemporáneo.
Suele albergar dos o tres exposiciones de diferentes artistas que se pueden apreciar sin apenas gente, incluso los fines de semana. Me encanta cómo han conseguido enganchar al público del entorno, convirtiéndose en el lugar de encuentro de mujeres de mediana edad que se reúnen en la planta baja del centro para tejer.
En uno de los pisos la muestra estaba dedicada a Teresa Solar Abboud (1985), cuya obra estuvo presente en la bienal de Venecia y que se divide en dos salas.
La primera de ellas tiñe las paredes de rosa y se titula “La tuneladora”. Se trata de una obra anterior formada por cuatro piezas o tuneladoras, haciendo referencia a la máquina que perfora el suelo realizando túneles. Cada pieza consta de dos partes muy diferentes unidas. Una de ellas más ruda y rugosa que se compone de barro hace alusión a la materia terrestre. Se contrapone con otra pulida, suave y brillante que nos remite a lo industrial. La hibridez de las materias produce extrañamiento evocando a cuerpos mitad animal mitad máquina.

Teresa Solar

“Tuneladora” (2014)

En la segunda sala una instalación que estuvo en la bienal de Liverpool formada por cinco kayaks en forma de hueso. Mezcla el cuerpo humano con una embarcación como la piragua que ha sido empleada como herramienta de migración, de cambio. Barcos de inmigrantes, que cuando eran descubiertos, se tiraban por la borda enfatizando la fragilidad del ser humano.

Teresa Solar

“Forma de Fuga” (2020)

Junto a estos huesos gigantes nuevas esculturas más pequeñas que relaciona con órganos de reproducción. Muestra el estadio sexual, momento específico de los embriones en los que todavía no se han diferenciado como hombre o mujer, denotando esos momentos de ambigüedad sexual.

Teresa Solar

“Estado sexual indiferenciado” (2021-2024)

Teresa Solar genera grandes instalaciones escultóricas en las que el color toma protagonismo, escogiendo aquellos que sólo se pueden ver en la oscuridad. Recurre a la materia para generar escenografías a partir de formas orgánicas, que juegan con lo real y lo ficticio enfatizando la resistencia.

Es una muestra en tres tiempos que comienza en el CA2M, para ir posteriormente al MACBA en Barcelona y finalizar en la Fundación Sandreto Re Rebaudengo en Turín, donde irá evolucionando.

Junto a ella encontramos la exposición individual de Asunción Molinos Gordo (1979), una artista burgalesa a la que le interesa encontrar signos del pasado en el presente. Durante su investigación ha creado una oficina de arqueología imaginaria que traslada a sus obras. Investiga reivindicando el conocimiento del campesinado donde ella se crió, que considera subestimado por el dominio de la urbe.

Una de sus obras, “Mil leches” surge en el País Vasco cuando identifica la preocupación que tienen por la supervivencia de las ovejas y de su lana. Decide entonces trabajar en un tejido que denomina mil leches que está realizado con la lana de todas las ovejas que hay en el estado español, que va mezclando poco a poco.

Asunción Molinos Gordo

“Mil leches” (2024)

La muralla árabe de Madrid está construida con sílex, la piedra del fuego que es capaz de resistir temperaturas extremas, una de sus propiedades que la ha convertido en material esencial como almacenamiento de memoria de dispositivos tecnológicos como la batería de los móviles. Esta obra está realizada a partir del sílex  extraído de las mismas áreas geográficas que el empleado para la muralla árabe. La forma está inspirada en algunas de las rocas halladas que se encuentran en el museo de San Isidro sobre los orígenes de Madrid. Con esta obra alude a cómo podría conservar la memoria colectiva de los que pasaron por allí.

En las esquinas que unen paredes y techos destacan unas esculturas que replican nidos de golondrinas y que evidencian la construcción que realizan las aves tras migrar a zonas cálidas, teniendo las anidaciones carácter comunitario. Son comparables a los desplazamientos del ser humano.

Asunción Molinos Gordo

“Silex” (2024) y “Los antiguos” (2024)

Por último, voy a citar el estudio que desarrolló sobre las aguas residuales provenientes del aeropuerto de Dubai, donde se acumulan las aguas de personas de diferentes procedencias con sus diferentes hábitos de alimentación. Analizó el comportamiento de las bacterias que se unían para sobrevivir, ejemplificándolas con vidrio soplado de colores expuesto sobre unos círculos de espejo representando las lentes con las que se observa tras un microscopio.

Asunción Molinos Gordo

“Quorum sensing” (2023)

En definitiva, dos interesantes exposiciones dedicadas a la obra de dos mujeres que combinan la investigación con la estética.

Hasta el 25 de agosto de 2024

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba