Saltear al contenido principal
El Realismo íntimo De Isabel Quintanilla En El Museo Thyssen Bornemizsa

El realismo íntimo de Isabel Quintanilla en el Museo Thyssen Bornemizsa

Este año aproveché el día de la mujer para homenajear a una gran artista española, Isabel Quintanilla (1938-2017), acudiendo a su exposición en el Museo Thyssen.

Una mujer que compartió su intimidad por medio de la representación de los objetos personales que configuraban su realidad cotidiana.

Su vivienda y taller fueron el centro de la mayoría de sus obras donde cualquier pequeño objeto que tuviera cerca, como un simple vaso de agua, era representado con precisión. De hecho, realizó más de cincuenta versiones de los vasos Duralex típicos de la época, que nos retrotraen a esos momentos.

Isabel Quintanilla

“Vaso” (1969)

Entre esos objetos de proximidad, las flores y las frutas son recurrentes. El objeto representado nos da una información del artista al presentarse en un soporte personal como una mesa, la vitrina de una ventana o una nevera, convirtiéndose en una escena realista y no de posado. El detalle con el que pinta las flores y la textura que consigue refuerzan ese estilo realista.

Isabel Quintanilla

“Vaso con claveles” (1969)

Formó parte del grupo de los realistas de Madrid que tuvo lugar a mediados de la década de los cincuenta, entre cuyos integrantes estaba Antonio López (1936).  Probablemente son sus cuartos de baño los más próximos a la pintura de Antonio López. La decadencia y el vacío son similares. Sin embargo, ella consigue generar una atmósfera más personal, al representar en este caso el cuarto de baño del colegio donde estuvo dando clases de dibujo y pintura.

Isabel Quintanilla

“Lavabo del colegio Santa María” (1968)

Me parece especialmente interesante la vitrina del cuarto de baño en la que se aprecian los signos de una mujer en esas repisas repletas de cremas, colonia y pinta uñas. Sin estar desordenadas, hay detalles como el cepillo de uñas o el algodón que cuelgan, que le otorgan un carácter más realista. En la parte inferior del lienzo ropa de mujer se amontona de forma desordenada y sus pliegues nos transmiten su provisionalidad. Nos lleva a imaginar que la artista los ha dejado ahí para ducharse o cambiarse. Lo psicológico se mezcla con lo material.

“Cuarto de baño” (1968)

Se casó y estuvo viviendo en Roma donde quedó impactada por los frescos, que le llevaron a realizar bodegones que nos recuerdan a Pompeya. Bodegones con flores y frutas en recipientes de porcelana o cristal a los que añade otros objetos de la casa que una vez más nos revelan que retrata parte de su intimidad más próxima, sin modificar su entorno.

Juega con la presencia y la ausencia. Por un lado, potencia la representación de objetos personales en interiores domésticos que evidencian que allí vive alguien, pero contrastan con la ausencia de ser humanos en esos espacios, otorgándole una sensación de soledad.

Da importancia a la luz, tanto a la natural como a la artificial, lo que le llevó a repetir escenas que se modificaban radicalmente por el efecto de la luz.Isabel Quintanilla

“El teléfono” (1996)

También pintó paisajes que no revelan esa atmósfera íntima y que a mí personalmente me parecen menos interesantes. Me quedaría con aquellos dedicados al mar que consigue representar con tal precisión y suavidad que da la impresión de que las olas acarician el mar, haciéndonos sumergirnos en él y olvidarnos de nuestro propio entorno.

Isabel Quintanilla

“El cantábrico” (1973)

Por último, observamos cómo pintó exteriores, pero manteniendo ese ambiente personal y poético que conseguía con lo doméstico. Toman protagonismo los patios en los que plasma las flores y árboles frutales que cultivó en los patios de su casa y taller.

Isabel Quintanilla

“Tapia del estudio de Urola” (1969)

A través de noventa obras se construye la primera monográfica a una artista española del Thyssen, en la que la atención se centra en los objetos cotidianos de su entorno, compartiendo con el espectador parte de su intimidad y consiguiéndole emocionar.

Hasta el 2 de junio de 2024

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba