Saltear al contenido principal
El Dominicano Jorge Pineda En El Centro De Arte Complutense

El dominicano Jorge Pineda en el Centro de Arte Complutense

Llevaba años sin ir al museo del traje, uno de esos edificios que merece por lo menos una visita. Aprovechando la semana del arte realizaron una exposición del dominicano Jorge Pineda (1961-2023), un artista que desconocía pero que suscitó mi interés.

Ubicado en el Centro de Arte Complutense que está en un anexo del museo, un lugar ideal para exponer la obra de este artista que impartió clases allí en el octavo taller de la Cátedra de Juan Gris, donde también dieron clase otros artistas relevantes como Janis Kounellis, Tania Bruguera, Carlos Garaicoa o Juliao Sarmento.

De niño dibujaba con tizas en una pizarra, material que ha seguido empleando como forma de expresión. Estudió arquitectura en Santo Domingo y litografía en París lo que le permitió trabajar en el área de diseño teatral, diseño gráfico y publicidad.

Además, empleaba bolígrafos de colores para dibujar, pasando posteriormente barniz para protegerlo de la luz. Dibujos como los de “Dieciocho veces” que representan unos flotadores que sofocan a un niño sin rostro definido, aludiendo a las dificultades y traumas de la infancia.

Le interesaba representar los sectores desfavorecidos de la sociedad. Denuncia situaciones que viven los niños en su país, vulnerables por su inocencia y humanidad.

Desde el exterior se observan varias esculturas de hombres y mujeres de cara a la pared como si estuvieran castigados. Es habitual que no se vean sus rostros que esconde bajo máscaras o al mirar a una pared. Uno de ellos es de un niño que se funde en la propia pared siendo atrapado por la misma. Hace referencia a la violencia infantil, de la que los niños no son capaces de escapar.

Jorge Pineda

“Santos inocentes” (2003)

En la misma línea, la instalación “Colección primavera” muestra un maniquí de una niña embarazada. Hace una crítica social de la pobreza infantil que vivió en su país remarcando las desigualdades que sufren y el acoso sexual. En la República Dominicana una de cada cinco niñas queda embarazada antes de cumplir dieciocho años. Son niños que abandonan la escuela, pudiendo haber detrás un agresor sexual. Junto al maniquí, ropa escolar colgada en un perchero junto a un cartel que sugiere que cambiemos a la niña como si estuviéramos jugando a las muñecas. Incita al público a participar y sentirse un niño como la que está embarazada enfatizando la ingenuidad y poca preparación para tener un niño a esa edad.

Jorge Pineda

“Colección primavera” (2014)

Por otro lado, una habitación con paredes de pizarra rodean una mesa en la que se posan huesos de un esqueleto producidos a base de tiza forrados de pan de oro. Recurre frecuentemente al dorado que atrae a primera vista pero que a veces sólo encubre. En la entrada de la sala, un mensaje escrito en la pared que propone al espectador que describa con tiza sobre la pizarra cómo se explica la vida, la muerte y el arte. Las tizas son los huesos del esqueleto que una vez utilizados solicitan que se devuelvan a la mesa, para que otro espectador pueda volver a cogerlos. El hecho de escribir con un hueso sobre la vida y la muerte es ya de por sí impactante y un tanto oscuro. Sin embargo, al simular oro se convierten en una pieza muy valiosa que debemos preservar y que al escribir se va desgastando y desapareciendo.

Jorge Pineda

“Lección de anatomía. Cadáver exquisito, homenaje a Joseph Beuys” (2013)

Por último, utiliza la foto de su pasaporte para denunciar cómo en su país este documento debe indicar la raza, enfatizando su importancia allí. Además, no es una declaración de la persona identificada, sino una estimación del que realiza el carnet. El artista tuvo una mala experiencia ya que a él le identificaron como indio cuando él aseguraba ser negro.

A raíz de ello realiza esta obra en la que se exponen 440 fotocopias de su rostro sobre una pared, que son pintadas con bolígrafo de forma diferente. Bajo ellas se añade una palabra que describe a la persona como tramposo, gestor, etc. Es una forma de construir infinitas identidades falsas, algunas incluso con faltas de ortografía.

Jorge Pineda

“Colmenares” (1999-2022)

En definitiva, Jorge Pineda configura una serie de instalaciones construidas con materiales completamente diferentes como el papel y el bolígrafo, la tiza, el pan de oro, tejidos o plásticos. Cada una de ellas crea una narrativa que refleja las tensiones que ha vivido en su país, convirtiéndose en una denuncia social.

Hasta el 7 de abril de 2024

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba