Saltear al contenido principal
Sorolla En El Museo San Telmo En San Sebastián

Sorolla en el Museo San Telmo en San Sebastián

En el año del centenario del fallecimiento del artista valenciano Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923) me encanta descubrir diferentes enfoques de su obra a través de las muestras organizadas en varias ciudades.

El Museo San Telmo de San Sebastián ha inaugurado una exposición que forma parte del proyecto “Viajar para pintar” en el que se descubre parte de la obra del artista en diferentes ciudades . Es un interesante enfoque en el que vincula al pintor valenciano con esta ciudad donde pasó algunas temporadas.

No es ninguna tontería que el maestro luminista se interesara por viajar e investigar la luz fuera de Levante. De hecho, escogió San Sebastián para veranear durante más de treinta años de forma intermitente, lo que le permitió pintar al aire libre y captar otro colorido.

Descubrió un clima cambiante que le llevó a reflejar variaciones lumínicas introduciendo nuevos tonos a su paleta más grises y apagados. Le cautivaron los rompeolas del Paseo Nuevo con un mar bravo que desafía la naturaleza y del que es difícil captar el instante. Para ello, se valió de innovaciones como la fotografía o la teoría de los contrastes simultáneos de los colores del químico Chevreul que permitió captar mejor el instante y la luminosidad. Al igual que hicieron algunos impresionistas como Monet, Sorolla hizo una serie del rompeolas y del monte Ulía para plasmar las diferentes tonalidades de la luz según el horario o tiempo del día. Aquí podemos apreciar cómo la potencia del mar y el cielo cubierto tienen protagonismo en relación a las personas.

Joaquín Sorolla

“El rompeolas. San Sebastián” (1917-1918)

Desde ese mismo lugar pinta una imagen muy distinta en la que se observa cómo al atardecer la luz del sol se pone reflejándose en un mar tranquilo en el que sólo se aprecia una parte de costa de Zarauz al fondo. Dominan las manchas de color que confieren al lienzo una predisposición hacia la abstracción.

“Mar de Zarauz desde el rompeolas. San Sebastián” (1917)

No dejó de pintar sus escenarios más habituales como la playa de la Concha, captando el reflejo no sólo del sol, sino de los cielos encapotados, la lluvia y la luz posterior. Podemos ver, por ejemplo, una de sus habituales escenas íntimas en la que hace un primer plano de su hija Elena y una amiga disfrutando de la playa en la orilla. Parecen estar solas, tranquilas y haciéndose confidencias.

Joaquín Sorolla

“Después del baño” (1917-1918)

Los paisajes del interior son menos conocidos que los marítimos, pero también son interesantes. Quiero destacar éste en el que, aunque al fondo se reconocen el Monte Igueldo y el mar, tiene protagonismo la montaña y los árboles que proyectan luces y sombras en el suelo. Otra forma de investigar el efecto del sol y la luz sobre la tierra.

Joaquín Sorolla

“Paisaje de San Sebastián” (1912)

Participó activamente en la vida social de la ciudad. Asistía a tertulias con otros pintores como Darío de Regoyos (1857-1913) e Ignacio Ugarte (1858-1914) y disfrutaba de las fiestas veraniegas de la ciudad asistiendo a eventos como las regatas, los toros, los fuegos artificiales o las carreras de caballos, y yendo al campo de tiro, al Náutico, al Golf o al Tenis. Representó escenas urbanas mostrando el gran cambio que experimentó San Sebastián pasando de ser un pueblo de pescadores a convertirse en el centro de veraneo europeo, una ciudad balneario donde acudió la alta burguesía y aristocracia europea.

En “Terraza de San Sebastián” identificamos el paseo de la Concha en el que un público muy elegante se sienta en las mesas observando el mar y cómo pasean otros transeúntes.

Joaquín Sorolla

“Terraza de San Sebastián” (1900-1901)

En definitiva, una pequeña muestra muy adecuada para vincular al artista de la luz valenciano a la Bella Easo, sin obras monumentales, pero con pequeñas joyas y una nueva perspectiva de la conocida obra de Sorolla.

Hasta el 15 de octubre de 2023

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba