Saltear al contenido principal
Roni Horn En El Centro Botín De Santander

Roni Horn en el Centro Botín de Santander

Me encanta pasar por Santander y tener la oportunidad de visitar el Centro Botín que cuenta con muy buenas exposiciones de artistas internacionales.

En esta ocasión, exponía la artista neoyorquina Roni Horn (1955), de la que he tenido la oportunidad de ver mucha obra, pero rara vez una retrospectiva.

Para esta muestra se presentan fotografías, esculturas, dibujos y una performance, de las últimas tres décadas de su carrera, así como una nueva instalación de columnas de vidrio expuesta en una sala con paredes de cristal y el mar de fondo, que por sí sola merece una visita.

La primera sala está formada por fotografías que se agrupan de dos en dos con retratos de la artista a diferentes edades para mostrar el efecto del paso del tiempo. Sin embargo, no puedo evitar pararme en una pareja de búhos que mira de forma desafiante al espectador, haciéndonos recordar el interés de la artista por la naturaleza y las parejas como forma de representación, de similitudes y contrastes.

Roni Horn

“Deed owl” (1997)

En la siguiente sala nos encontramos cuatro paredes con diferentes retratos. Por un lado, “This is me, this is you” (1997-2000) cuenta con cuarenta y ocho fotos de su sobrina realizadas a lo largo de tres años enfrentadas a otras cuarenta y ocho suyas. Por otro, “Portrait o fan image” (2005-2006) consta de cincuenta fotografías de la actriz francesa Isabelle Huppert representando diferentes papeles se enfrentan a otras cincuenta suyas. Estos retratos nos invitan a compararlos y a comprender la ambivalencia del ser humano y de las diferentes personalidades, actitudes y comportamientos que podemos adoptar. Corresponde con la idea de Horn de la mutabilidad de nuestra propia identidad.

Roni Horn

“This is Me, This is You” (1997-2000)

“The Rose problem” es una serie de cuarenta y ocho dibujos en los que se combinan diferentes palabras de la frase: “A rose is a rose is a rose” del poema de Gertrude Stein “Sagrada familia” (1913) y de la expresión: “smelling like roses” que significa cubrirse de gloria. Las letras son recortadas o dibujadas creando frases sin sentido haciéndonos pensar sobre las posibilidades del lenguaje, del pensamiento y de la identidad. Rose es su nombre de pila que ella ha preferido modificar a Roni, pero que aquí nos lleva a esa dualidad.

Roni Horn

“Th Rose Prblm” (2015)

El artista Cubano Feliz González-Torres (1957-1996) tras ver unas esculturas de Horn en el Museo de Arte Contemporáneo de los Ángeles realiza una obra dedicada a ella denominada “Placebo-Landscape for Roni” que finaliza en 1993. Ella decide corresponder produciendo un año después una pieza dorada para él y su socio que toma el nombre de “Gold Mats, Paired for Ross and Felix” y que podemos contemplar en esta exposición.

Roni Horn

“Gold Mats, Paired for Ross and Felix“ (1994-1995)

Esta es la primera vez que se expone en un centro de arte su obra “Log” en la que reproduce frases y dibujos como registro de los pensamientos y vivencias de la artista en su día a día. Todos los días durante catorce meses hacía un apunte del día. Destaca cómo hablaba del aislamiento durante el tiempo de la pandemia, de los cambios climáticos, así como de la observación de las aves y de la naturaleza.

De esta serie escoge el título de la exposición “Me paraliza la esperanza”. Es una frase que escuchó en un programa de humor y que le llevó a cuestionarse si la esperanza era un recurso para la supervivencia.

Roni Horn

“Log” (2019-2020)

Quiero terminar con una de las salas más impresionantes que alberga una nueva obra de la artista. Diez esculturas cilíndricas con la superficie brillante y algo cóncava dan la sensación de albergar agua. Los visitantes se asoman a comprobarlo. Un juego con la percepción que resulta no sólo una sensación asombrosa, sino que resulta especialmente poético al dialogar con el fondo, un paisaje marino que se observa tras la pared de cristal de la sala. Es el agua precisamente uno de los temas que investiga junto al paisaje y el clima que ha observado de cerca especialmente en sus viajes a Islandia, y del que le interesa su temporalidad. El efecto de la luz hace que las tonalidades de los colores varíen mostrando su poder de transformación.

Roni Horn

«The tiniest piece of mirror is always the whole mirror» (2022)

En definitiva, una gran exposición en un marco incomparable sobre la naturaleza, la luz y la temporalidad.

Hasta el 10 de septiembre de 2023

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba