Saltear al contenido principal
«El Último Grito» Y La Colección “Per Amor Al Art” En Bombas Gens En Valencia

«El Último Grito» y la colección “Per amor al art” en Bombas Gens en Valencia

En los últimos años cada vez se han hecho más visibles las colecciones de arte de particulares. Una de las principales españolas es “Per Amor Al Art” en Valencia de José Luis Soler, fundador de Ubesol. Está ubicada en una antigua fábrica dedicada a la producción de bombas hidráulicas, válvulas y maquinaria, que toma el nombre de Bombas Gens. Suele contar con dos exposiciones, una realizada a partir de su colección y otra de un solo artista.

Actualmente celebra su quinto aniversario y, coincidiendo con que el 2022 Valencia es elegida como la capital del diseño, decidieron solicitar a los diseñadores denominados “El Último Grito” crear una propuesta a partir de su colección. Se trata de un dúo artístico que investiga sobre los sistemas existentes y su naturaleza y que denomina a la muestra “Earth. A retrospective”. Su objetivo es presentar una forma de ver la tierra a través de imágenes sin caer en la historicidad, mezclando obras de la colección con otras suyas. Es una forma de romper las barreras entre el arte y el diseño.

Al entrar en la sala nos recibe una instalación de la artista valenciana Inma Femenía (1985) en la que cuelgan del techo cortinas de pvc de colores que, al ser translúcidas, dejan pasar la luz pero no nos permiten apreciar las obras en su totalidad. Intuimos que detrás de esas cortinas se pueden ver varias obras y nos trasladan a un mundo mágico.

Per amor al art

La siguiente sala está dominada por el rojo. En el centro, una obra de Tacita Dean (1965) que nos traslada al Monte de la Tentación donde el diablo ofreció a Jesús el poder dominar todos los reinos del mundo. Sobre las imágenes superpone textos generando una narrativa. Los monocromos rojos de la izquierda del artista portugués Pedro Cabrita Reis (1956) acentúan el reflejo del sol en el cielo de la fotografía de Tacita Dean. Lo mismo ocurre con las maquetas rojizas de “El Último Grito” que hay en el suelo y que al tratarse de casitas nos devuelven a un ambiente urbano.

Per amor al art

Nos encontramos con un jardín que recuerda a la exposición que hubo de la colección en el jardín botánico de Madrid en el que crecen flores voluptuosas del japonés Nobuyoshi Araki (1940), las del alemán Hans-Peter Feldmann (1941) con fondos lisos de colores vivos y estética kitsch o las series en forma de negativos a modo de fotogramas del cineasta lituano Jonas Mekas (1922-2019), generando un ambiente natural exhuberante.

Per amor al art

La ciudad es abordada por diferentes artistas mezclándose pinturas con formas geométricas del artista estadounidense Matt Mullican (1951) que investiga los símbolos y el lenguaje, con las del cubano Carlos Garaicoa, que aporta una visión crítica de las ciudades y el urbanismo, retratando la arquitectura de la ciudad por medio de cintas adhesivas de color, y unas fotografías de edificios realizadas por “El Último Grito”.

Per amor al art

En definitiva, “El Último Grito” realiza una interpretación dinámica del espacio creando una atmósfera diferente que le permite acercar el diseño al arte y construir diálogos entre diferentes artistas que nos llevan a reflexionar sobre el contexto actual.

Hasta el 4 de junio de 2023

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba