Saltear al contenido principal
Un Día En La Feria De Arte Contemporáneo ARCO

Un día en la feria de Arte Contemporáneo ARCO

Esta es mi semana preferida, la semana del arte en la que no sólo transcurre la feria de Arte Contemporáneo ARCO sino que todos los agentes artísticos como galerías, artistas y coleccionistas abren sus puertas para dar visibilidad a sus joyas.

Lamentablemente una rotura del dedo del pie me ha imposibilitado aprovechar los eventos artísticos, charlas y fiestas pero no quise dejar de ir a visitar la feria aunque fuera en silla de ruedas empujada por mi marido, como la galerista y coleccionista Helga de Alvear a la que nada la para.

Si bien no dediqué todo el tiempo que me gustaría, considero que ha sido un gran año para la feria en términos de calidad. Grandes obras expuestas, destacadas galerías internacionales que vuelven a exponer en Madrid,  así como interesantes iniciativas alrededor de la feria.

No puedo ser justa en este artículo con la selección que voy a hacer porque escribiría un libro más que un artículo pero voy a mencionar algunas de las obras que me llamaron la atención.

Para los que creen que ARCO es más una feria de atracciones no habrán dejado de fotografiar la obra del artista  Eugenio Merino (1975) en la galería ADN que nos muestra a Pablo Picasso muerto con su lápida haciendo referencia a que nos encontramos en el 50 aniversario de su muerte, como podremos constatar por las numerosas exposiciones que surgirán al respecto durante este año. En la misma galería, aprovechando también ese momento, el malagueño Julio Anaya representa una obra de Picasso, Las plañideras, que pinta sobre cartón.

Eugenio Merino

En la galería Max Estrella, el artista Eugenio Ampudia (1958) cuya obra se basa en un análisis del arte y de su historia, escoge «El Guernica» de Picasso para trocearlo y convertirlo en un refugio.

Eugenio Ampudia

Se incorporan a la feria galerías internacionales como David Zwirner con  obras de artistas mundialmente reconocidos como el fotógrafo alemán Thomas Ruff (1958), el escultor español de figuras humanas Juan Muñoz  (1953-2001) además de artistas que no conocía como el pintor brasileño Lucas Arruda que a través de la abstracción se acerca a la figuración con sus pequeños paisajes que me encantaron.

Lucas Arruda

Dentro de las grandes galerías españolas que no fallan tenemos a Helga de Alvear que se atrevió con una gran obra escultórica del portugués José Pedro Croft (1957),  que ocupa la mitad del espacio, además de obras como las pinturas monocromas que se desgarran del lienzo de Angela de la Cruz (1965), nominada al prestigioso premio Turner, o del pintor minimalista geométrico alemán Imi Knoebel (1949).

Jose Pedro Croft

Volvimos a ver algunas de las obras que mencioné recientemente de galerías madrileñas como los pinceles de Guillermo Mora en Moisés Pérez de Albéniz, la pintura sobre cartón de Carlos Bunga en Elba Benítez o la escultura basada en los cubos de limpieza de Esther Partegás en Nogueras Blanchard, que en esta feria recibe el premio Catalina d´Anglade.

Muchas obras de museo como el vestido de alta costura realizado por la mexicana Teresa Margolles (1963) realizado con cristales que recogió tras un tiroteo en Culiacán y que nos muestra la violencia de su país escondida bajo el glamour de un traje de fiesta en la galería suiza Peter Kilchmann.

Teresa Margolles

También la pieza “Farmacias Distantes” de Dominique Gonzalez-Foerster (1965) en la galería Albarrán Bourdais, que se expondrá una vez acabada la feria en su galería, junto a piezas del cubano Marco Castillo en loa que esculpe formas sinuosas con madera o el argentino Adrien Viscovi que también construye formas sinuosas pero a base de telas de colores suaves. que nos transmiten serenidad.

Dominique

No quiero dejar de citar a la galería Travesía Cuatro que combina obras interesantes de artistas más jóvenes como la escultura de Teresa Solar que surge con fuerza como una fuerte planta de un pedazo de cemento junto a las esculturas colgantes geométricas amarillas de la argentina Mariela Scafati (1973), la  manga de una camisa que brota de la pared de la artista madrileña Sara Ramo que acostumbra a emplear materiales cotidianos  o Asunción Molinos Gordo que analiza el campesinado a través de esculturas de hortalizas de cristal.

Travesía Cuatro

En definitiva, recomiendo visitar la feria para disfrutar de la obra de grandes artistas y tratar de descubrir jóvenes talentos. No hay nada más emocionante que seguir su trayectoria y llegar a la conclusión de que en su día, cuando comenzaron, supimos apreciar su potencial.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba