Saltear al contenido principal
Mitsu Miura En El CA2M

Mitsu Miura en el CA2M

El japonés Mitsu Miura (1946) vive desde los años 60 en Madrid y he tenido la oportunidad de ver su obra en alguna exposición. Cuando descubrí que exponía en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) tuve claro que no quería perdérmela.

La obra del Museo del Prado que vio por primera vez en una exposición en Japón le impactó. En especial el uso del color y texturas de los grandes maestros, algo que le ha acompañado siempre.

La muestra contempla los cinco paisajes geográficos y emocionales en los que ha vivido: Japón, Cuenca, Bustarviejo, playa de los Genoveses y Madrid. Cada uno de ellos le ha dotado de diferentes estímulos que han influido en su obra.

Sus raíces orientales, por ejemplo, le llevan a centrarse en lo esencial, en formas puras.

Cuando residió en Cuenca en los años 70 su obra reflejaba la influencia del expresionismo abstracto. A través de estos artistas comprendió el minimalismo que le influiría en el futuro.

Posteriormente se trasladó a la sierra madrileña, en concreto a Bustarviejo, donde plasmó figuras geométricas en dibujos y pinturas. Allí inició la escultura en madera.

A partir de mediados de los 80, en Almería, su inspiración se centra en la naturaleza trasladando a su pintura formas geométricas de colores suaves monocromos con una estética delicada propia de su país de origen.

A mediados de los 90 se instala en Madrid donde la urbe se convierte en su nueva fuente de inspiración, representando el dinamismo de la ciudad por medio de collages y formas aristadas que se superponen unas a otras. Una de las salas está dedicada especialmente a recrear ese paisaje urbano. Toma el nombre de “Show window” y refleja la atención que nos requieren los diferentes impactos de los seductores escaparates, las luces o la publicidad de una ciudad que invitan al consumismo y a la velocidad.

Mitsu Miura

“Show window”

Por otra parte, asistimos a otro proyecto, “Memorias imaginadas” inspirado en la exposición que realizó en el Palacio de Cristal en 2013, en el que una vez más, recurre a la construcción de columnas transparentes, siendo en esta ocasión formada con cintas. El hecho de no tratarse de una construcción sólida, sino algo ligera, nos transmite lo momentáneo y pasajero. El público interactúa con la obra.

Fotografía sus obras y las almacena. Estos archivos son incluidos en esta sala consiguiendo generar una atmósfera íntima.

Mitsu Miura

“Memorias imaginadas”

Incluye algunas de las maquetas que realizó antes de producir la instalación y que son una obra de arte en sí mismas. Una forma de boceto que le sirve para trabajar sobre el espacio y acercarse al resultado real. Es su forma de pasar de lo pictórico a lo espacial dialogando con el propio espacio.

Mitsu Miura

Maqueta de la exposición que realizó en el Palacio de Cristal en 2013

En definitiva, Miura nos traslada su experiencia cotidiana y su imaginación por medio de juegos visuales realizados por formas depuradas geométricas y colores vivos que sugieren un carácter vitalista y optimista que invita a la contemplación.

Hasta el 8 de enero de 2023

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba