Saltear al contenido principal
Elvira Amor Y Maria Jesús Garcés En El Centro De Arte De Burgos (CAB)

Elvira Amor y Maria Jesús Garcés en el Centro de Arte de Burgos (CAB)

Elvira Amor (1982) es una de esas artistas que he conocido gracias a su galerista Moisés Pérez de Albéniz que la ha expuesto en varias ocasiones. Prevalece el color, que expresa a través de la pintura, un soporte cada vez menos habitual y en ocasiones incluso denostado. La vi también en su estudio de Carabanchel que comparte con otros artistas en la Nave Oporto y volví a fijarme en ella. No era capaz de identificar si había un concepto detrás más allá de la estética pero me produjo curiosidad.

Cuando voy a San Sebastián siempre intento parar en algún museo del camino para ver una exposición y hacer el trayecto más placentero. Aunque habitualmente escojo Bilbao o Vitoria, al estar Elvira Amor en el Centro de Arte de Burgos me pareció una buena ocasión para elegir esa parada.

Sus obras se componen de formas curvas que contrastan con las rectas del lienzo y que parecen aprisionarlas no permitiéndoles expandirse a su libre albedrío.

Ha diseñado la exposición teniendo en cuenta el espacio, ocupándolo y pintándolo como si fuera un cuadro. De hecho, vemos cómo las masas de color consiguen escaparse del lienzo y no sólo tiñen las propias paredes del espacio, sino que toman el suelo o el techo adquiriendo un carácter escultórico.

Elvira Amor

Emplea series cuestionando su status de edición limitada ya que, al reproducirse junto a otras obras en un mismo espacio, conforman un lugar único.

En definitiva, formas orgánicas y geométricas de color que se reparten por la sala adquiriendo en ocasiones un matiz arquitectónico y cuya relación entre los colores no es casual, sino que forma parte de su lenguaje. Así, consigue una lectura más sensorial que conceptual.

Elvira Amor

En el Centro de Arte de Burgos también se exponían obras de otros artistas. Uno de ellos, la sevillana Maria Jesús Garcés (1980), me pareció que hacía una propuesta bastante interesante.

Tiene referencias al movimiento italiano arte Póvera o el movimiento japonés Mono-ha de principios de los años setenta que manifestaban su temor por la industrialización y la modernidad que podían acabar con la pintura. Empleaban materiales naturales e industriales como yeso, papel, madera o acero en bruto jugando con su posición en el espacio y la interrelación entre ellos.

Maria Jesús Garcés

La sala está dominada por materiales pobres como arcillas blancas y papeles deteriorados, cuya disposición consigue generar armonía y ritmo. Son materiales de obras inacabadas que le sirven para enfatizar la idea de proceso y de arte vivo.

Maria Jesús Garcés

Intenta hacer lo máximo con los materiales mínimos e invita a la contemplación y al silencio. Considera que el uso que hacemos del tiempo es trepidante y que dedicarlo a la contemplación no está muy valorado. Insiste en ello ya que entonces es cuando comienzas a apreciar los detalles y la nobleza de los materiales.

Son materiales delicados que hacen referencia a la fragilidad del ser humano. Le interesa lo vulnerable y lo sutil.

Maria Jesús Garcés

La repetición hace que algo sea único y diferente y permite generar un juego de ritmos que combina con los silencios. Entonces es cuando notamos que el vacío y lo ausente son tan importantes como lo presente.

Maria Jesús Garcés

En definitiva, dos interesantes y muy diferentes exposiciones que merecen una visita.

Hasta el 25 de septiembre de 2022

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba