Saltear al contenido principal
Anna Heringer En La Fundación ICO

Anna Heringer en la fundación ICO

No es fácil encontrar a personas que se sientan atrapados por el mundo del arte, pero cuando la vida te permite cruzarte con una de ellas sientes una conexión especial, una embriaguez que quieres eternizar.

Tuve la suerte de que una de esas joyas nos invitó a mi hija y a mí a ver la exposición de Anna Heringer en la Fundación ICO y a participar en un taller.

Allí descubrí a Anna Heringer (1977), una artista alemana que defiende que la arquitectura puede ayudar a mejorar la vida de las personas.

Pretende que las poblaciones prosperen gracias a una arquitectura sostenible y adaptada a cada zona, empleando recursos naturales del área. Son además viviendas construidas por la población de la propia localidad siendo previamente formada en técnicas modernas.

La muestra comienza con uno de sus proyectos en Bangladesh. Grandes tapices de especial belleza producidas con telas recicladas cuelgan sobre unos bastidores en los que podemos apreciar planos de sus proyectos arquitectónicos.

Anna Heringer

Son estudiantes los que diseñan las viviendas derrochando ingenio e imaginación. Así los pasillos adoptan la forma de túneles convirtiendo el espacio en un mundo lúdico y onírico.

Anna Heringer

Promueve el desarrollo técnico y el uso de materiales locales elementales evitando la importación de otros más caros. Existe una tendencia a dejar de construir con elementos naturales y optar por otros como el cemento. En tres años fue empleado más cantidad de cemento en China que en el último siglo en Estados Unidos. Ella lucha contra esta situación y reivindica la sustitución del hormigón por la tierra, un recurso abundante en cualquier lugar de nuestro planeta, que permite incluso la construcción con las manos y proteger el medio ambiente.

Busca habitualmente entornos desfavorecidos y recorre países como China o Ghana. En China fue precisamente donde realizó un albergue a base de bambú en el que las habitaciones tomaban la forma de lámparas chinas que se iluminan por la noche. Una demostración de cómo con materiales tradicionales se pueden realizar construcciones actuales con el único ingrediente de la creatividad.

Anna Heringer

Otro ejemplo que me fascinó fue la creación de un centro de maternidad en Austria para el que se cuestionaron cómo debía ser el primer espacio que viera el bebé al nacer en ese momento tan vital de salida del cuerpo de la madre al mundo real. Se consideró que debía ser una cueva con una luz acogedora y una acústica que invitara a cantar. Para ello se empleó una técnica marroquí de cerámica vidriada con arcilla que diera calidez al ambiente, cubierta de unas tablillas rojizas a modo de escamas con una gran sensibilidad.

Anna Heringer

El trabajo de construcción es desempeñado por la comunidad fomentando el trabajo en equipo y la solidaridad. Analiza las potencialidades de la zona empatizando con el lugar y abriendo la mente. Con respeto hacia los miembros de cada población desarrolla procesos participativos consiguiendo crear una red de constructores, artesanos y proyectistas.

Anna Heringer

La obra de Anna Heringer se caracteriza por su idealismo para conseguir la mejora de la sociedad mediante la arquitectura aportando su sensibilidad y creatividad para crear construcciones de gran belleza, una forma de expresión del amor.

Hasta el 8 de mayo de 2022

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba