Saltear al contenido principal
“Studiolo” En El Museo Lázaro Galdiano

“Studiolo” en el Museo Lázaro Galdiano

He de reconocer mi pasión por las colecciones de arte y más aún cuando se trata de arte contemporáneo entremezclado con obras de corte clásico.

Esta situación es frecuente en el Museo Lázaro Galdiano que nació de la colección privada de José Lázaro Galdiano y su esposa Paula Florido y que tiene precisamente interés en visibilizar colecciones de arte y dialogar con ellas.

En esta ocasión aloja la colección “Studiolo” de Candela Álvarez Soldevilla, especialmente interesante por contar con un hilo conductor, las cabezas de artistas del siglo XX y XXI que nos incitan a la reflexión. La denomina “Studiolo” en referencia a los espacios privados que se constituían en los palacios renacentistas durante los siglos XV y XVI.

Estos “studiolos” toman forma en diferentes espacios del museo presentándose o bien agrupados o bien de forma individual, siempre entremezclados con obras clásicas. Así se suceden bustos y cabezas de artistas como Manolo Valdés, Jaume Plensa, Esther Ferrer, Antonio López, Guillermo Mora, Carmen Calvo, Francisco Leiro o Egon Schielle.

Voy a detenerme sólo en algunas de ellas que me llamaron especialmente la atención.

Studiolo

En la planta baja se agrupan obras pictóricas, muchas de ellas en papel entre las que me gustaría destacar la del artista, poeta, dramaturgo y cineasta Jean Cocteau (1889-1963). Un simple dibujo en el que fluyen apenas unas líneas y puntos con una paleta de colores básicos (rojo, amarillo y azul) consiguiendo componer el rostro de un joven que parece observarnos con el ceño medio fruncido. Su simplicidad es propia de un gran dibujante.

“Jeune, Circa” (1952) de Jean Cocteau

Me resulta de especial interés otra obra del artista alemán Stephan Balkenhol (1957) conocido por sus esculturas de madera, pero que en este caso talla en un plano bidimensional transmitiendo admirablemente la mirada de una mujer vestida de rojo.

Stephan Balkenhol        “Lady with red Dress”  (2017) de Stephan Balkenhol

El artista figurativo americano precursor del arte pop Alex Katz (1927) con sus rostros planos de colorido suave que nos transmiten tranquilidad, adopta aquí la forma de escultura al estar recortada y colocada sobre un soporte metálico. Refleja el interés de Candela por coleccionar piezas menos habituales de sus artistas.

    Alex Katz           “Jessica” (2002) de Alex Katz

Las terrazas que dan a un patio interior vuelven a convertirse en studiolo del que me gustaría destacar dos obras del artista Julian Opie (1958) que forma parte de la nueva escultura británica. Dos retratos delineados en blanco y enmarcados bajo una moldura ovalada como si se trataran de retratos victorianos contrastan con obras más clásicas del museo.

Julian Opie

“Luc & Ludivine get married” (2007) de Julian Opie

Dentro del arte actual quiero citar a la madrileña Almudena Lobera (1984), a la que tuve ocasión de conocer en su estudio, que juega con la percepción. En “Memoria no volátil” coloca unas lentillas que ha empleado durante un mes sobre una máscara griega de yeso, mezclando todo lo que vio la artista durante ese periodo con la mirada blanca y pura de la piedra.

Almudena Lobera

“Memoria no-volátil” (2019) de Almudena Lobera

En definitiva, más de cien cabezas representadas como fuente de pensamiento nos invitan a la reflexión.

Hasta el 30 de enero de 2022

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba