Saltear al contenido principal
Marina Abramovic En El Espacio Bernal

Marina Abramovic en el Espacio Bernal

Reconozco mi debilidad por las performances y los artistas que las practican ya que me parece una forma muy valiente de expresarse. Esta disciplina artística nació en 1916 como arte conceptual aunque tuvo su explosión en los 80.

La artista serbia Marina Abramovic (1946) es uno de sus máximos exponentes. Galardonada con el León de Oro en la bienal de Venecia de 1997 ensalza la expresividad del cuerpo humano, una experiencia física y emocional.

Tuve la ocasión de participar en uno de sus performances en la Plataforma de Arte Contemporáneo (PAC) en Milán en el año 2012. Marina considera que el público juega un papel fundamental en la obra de arte y, así fue como participé de su famoso método Abramovic. Me puse en el papel del artista que hace la performance comprendiendo la sensación de sentirse un objeto observado. Realmente fui al mismo tiempo observador y observado por el público que entraba a ver la exposición. El público al vernos se detenía y experimentaba el aquí y ahora.

En el espacio Bernal podemos encontrar algunas de sus clásicas piezas.

Marina comenzó a hacer performances en los años 70. Fue pionera no sólo en la técnica si no en la necesidad de documentación como observamos en estas fotografías de la serie “Coming and going” en el que la artista se va progresivamente alejando jugando con la noción del tiempo y del espacio. Habla de la vida y la muerte cuando uno desaparece de este mundo.

Marina Abramovic

“Coming and Going” (1973-2016)

A Marina le gusta jugar con su cuerpo para controlar la mente. En esta serie cierra los ojos y coloca las manos como si estuviera sujetando el propio vacío. Vemos cómo a medida que el espacio que sujeta se va haciendo más pequeño la energía que emana es mayor siendo el fondo más claro y brillante como si desprendiera una gran iluminación.

Marina Abramovic

“Holding Emptiness (III)” (2012) De la serie “With Eyes Closed”

Durante uno de esos momentos en los que necesitó reconectar con la naturaleza desarrolló la serie “Back to simplicity” en la que ella vestida simple y puramente de blanco sostiene en sus brazos elevados a un cordero blanco, símbolo de la inocencia, reivindicando la conexión con el campo y sus animales. Aunque su idea inicial fue escoger un cordero negro, ya que ella se ha considerado a lo largo de su vida la oveja negra, finalmente vio que el blanco funcionaba mejor. ¿Una metáfora de la vida?

Marina Abramovic

“Holding the Lamb” (2010). De la serie Back to simplicity.

En un momento complicado de su vida se fue a Brasil a relajarse y a explorar el poder de los minerales sobre el cuerpo y la mente. Su posición en el agua como Cristo crucificado nos lleva al mundo de la religión y de la muerte, temas recurrentes en su obra.

Marina Abramovic

«Places of Power, Floating” (2013)

Marina, atraída por la figura de Santa Teresa, por su vida contemplativa y sus experiencias de levitación, como consecuencia de una situación de éxtasis mística, le hizo un homenaje con estas fotografías de ella en la cocina, un símbolo del hogar. Es el lugar donde su abuela cocinaba y que se convertía en el centro de la casa, donde consigue la purificación espiritual.

Abramovic considera que el cuerpo humano es «a la vez condición, oportunidad e impedimento; un punto de partida existencial para cualquier desarrollo espiritual».

Marina Abramovic

“The Kitchen VII” ( 2009) De la serie The Kitchen, Homage to Saint Therese.

Por último, muestra en primicia en España su última obra. Un video denominado “Siete muertes” que hace referencia a María Callas que le fascinaba desde niña. Inspirada por su vida atormentada y muerte solitaria recrea siete muertes de la soprano acompañados de algunas de sus arias. Reflexiona sobre el sufrimiento, la muerte y el mito.

Marina Abramovic

“Siete muertes”

Marina, también premio Princesa de Asturias, es una de las artistas más importantes del body art, la madrina del arte del performance que juega con los límites del cuerpo y las posibilidades de la mente tratando temas como el tiempo, la vida, la muerte y el dolor; e interactuando con el público como parte fundamental de la obra de arte.

Hasta el 19 de marzo de 2022

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba