Saltear al contenido principal
Vivian Suter En El Palacio De Velázquez

Vivian Suter en el Palacio de Velázquez

Ir a una exposición no es sólo el momento de entrar en la sala, sino que influye el espacio en el que se encuentra, su entorno e incluso el trayecto hasta llegar allí. Eso es una de las cosas que me apasiona del Palacio de Velázquez, que me obliga a adentrarme en el parque del Retiro, a pasear entre árboles, entre pasillos de esculturas y observar el lago. Hasta aquí todo bucólico. Como suelo ir los fines de semana, también me encuentro rodeada de múltiples madrileños que escapa del asfalto para sentir la naturaleza, así como de vendedores ambulantes y artistas callejeros que tratan de entretener y divertir a los viandantes para captar unas monedas. Observo ese espectáculo con cierta distancia salvo cuando voy con mi hija que se siente atrapada por los magos y payasos obligándome a participar en la feria de forma activa.

Vivian Suter

Pero el arte siempre tiene su recompensa. En esta ocasión, el Palacio de Velázquez acogía la obra de la artista suizo-argentina Vivian Suter (1949). Una artista que optó precisamente por la naturaleza en toda su esencia y marchó a Guatemala para vivir en una antigua plantación de café en Penajachel. Desde allí pinta lo que observa, un entorno colmado de vegetación, además de un lago y un volcán que le inspiran en su día a día.

Vivian Suter

La entrada en el museo capta tu atención. Sorprende el gran número de lienzos, la mayoría sin bastidor, no sólo dispuestos en las paredes o el suelo del palacio, sino que también se encuentran colgados, unos junto a otros como si se tratara de un almacén o una tienda en el que se acumulan pinturas, a modo de tienda de alfombras. En total casi 500 pinturas que ofrecen un gran colorido, simplicidad y armonía.

Vivian Suter

Su obra se va acercando a la naturaleza que le rodea. Tiende a la abstracción y transmite el colorido de esa zona selvática a sus lienzos. Le gusta que su pintura se mezcle con la naturaleza. De hecho, suele exponer sus obras fuera de su estudio permitiendo que se incorporen elementos naturales como el agua, el viento, el barro, hojas o insectos.

Vivian Suter

De pequeña jugaba a esconderse en la empresa familiar, una estampería. Tal y como está montada la muestra, invita a ese juego infantil de correr y esconderse entre los lienzos que se ocultan y así descubrir una a una todas sus piezas.

Vivian Suter

Si pensamos en el lugar ideal para exponer su obra en Madrid sería precisamente éste, rodeada de naturaleza, su fuente de inspiración. En realidad, parece que se lleva la jungla con ella recreándola con sus propios lienzos.

Vivian Suter

En definitiva, una exposición en la que la vegetación está presente representándose su colorido, sencillez y riqueza mediante bellas formas, predominantemente orgánicas.

Hasta el 2 de mayo de 2022

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba