Saltear al contenido principal
“Fuera De Lugar” En La Galería Sabrina Amrani

“Fuera de lugar” en la galería Sabrina Amrani

Uno de esos poderes del arte es que te limpia el espíritu. Ayer tuve uno de esos días extraños en los que sientes que todo se complica. Me lancé a la calle para intentar darle la vuelta y así fue. Decidí ir a conocer una galería que llevo tiempo siguiendo, pero a la que nunca me había acercado. Se trata de la Galería Sabrina Amrani, la única de Madrid especializada en arte de África, Asía y Oriente Medio, que cuenta con dos sedes en esta ciudad.

Allí una chica muy amable se ofreció a hacerme una visita guiada. La primera obra que vi en la sala ya me fascinó y reconfortó. El colombiano Daniel Otero Torres (1985), al que no conocía, mezcla técnicas tan dispares como el dibujo y la escultura de una forma majestuosa. Nos recibía con una pieza móvil que colgaba del techo a modo de títere en la que contrastaba el color chillón de unas flores borracheras, muy atractivas pero venenosas, con los cuerpos y manos pintados en blanco y negro inspiradas en fotografías de la revolución del maíz que tuvo lugar en 1984 en Bogotá. Varios revolucionarios con machetes se alzaban por las calles y Daniel extrae de ellos sus manos, eliminando las armas que sujetan. En ambos casos se genera una dualidad entre lo bello y lo dañino.

Daniel Otero Torres

“El Borrachero y La Revolución del Maíz” de Daniel Otero Torres

Otro artista que descubrí y que me apasionó fue el angoleño Kiluanji Kia Henda (1978) que juega con el humor y lo visual para analizar la historia de su país. En esta ocasión, a través de los monumentos situados en la plaza de Luanda que fue originalmente una laguna, hogar de la Diosa del agua. Al convertirse en una plaza colocaron en ella monumentos diferentes según la situación política del país.  En 1937 construyeron una escultura en memoria de los Muertos de la Gran Guerra, en 1976 un tanque comunista, en 2002 una estatua de la reina Nijinga Mbandi, guerrera colonial, y actualmente queda únicamente un pedestal tras el que se han construido unos rascacielos que no han llegado a finalizarse. Refleja los continuos cambios en la historia de Angola y las grandes pasiones generadas en cada momento que llevan a invadir el espacio público.

Kiluanji Kia Henda

 “Resetting Birds’ Memories” de Kiluanji Kia Henda’s

La comisaria y artista Leah Gordon (1959) investiga sobre los comuneros fotografiando tierras comunales que todavía existen en Shropshire a pesar de que la Enclosure Act que sustituía las tierras comunes por propiedad privada entró en vigor en 1773.

Leah Gordon

Leah Gordon

Por último, quiero citar la obra del congolense Sammy Baloji (1978) que investiga sobre la colonización belga y el patrimonio arquitectónico y cultural de la provincia de Katanga. En esta obra se centra en Luba, un pueblo situado al sureste de la República Democrática del Congo. Analiza cómo se transmite su historia mediante cantos, incisiones en la piel y piezas de arte. Para ello, observamos un concierto de jazz en el que se difunden las canciones propias de esa aldea con unos instrumentos arañados aludiendo a las incisiones típicas de ese poblado y alternando con esculturas empleadas para sus rituales.

Sammy Baloji

Sammy Baloji

En todas las obras se da protagonismo al espacio como lugar en el que se genera la historia y al monumento como elemento identificador de esa narración. Y la galería no deja de ser un espacio donde se genera una narrativa, una narrativa que abre nuestro corazón.

Hasta el 13 de noviembre de 2021

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba