Saltear al contenido principal
«La Cartuja De Parma» De Stendhal

«La cartuja de Parma» de Stendhal

Una de las cosas que más me gusta de la lectura es la de adentrarme en la psicología de los personajes para profundizar en el comportamiento del ser humano. Reconozco que me atrae más que incluso la propia historia y, por ello, mi fascinación por autores como Proust o Stendhal (1783-1842). Este último es uno de los mayores representantes del realismo y destaca precisamente por sus análisis de las motivaciones, dudas y reflexiones de sus protagonistas.

Entre sus obras maestras están Rojo y Negro, de la que ya hablé en este blog, y la Cartuja de Parma que había leído de niña y decidí releer para disfrutar de ese placer analítico.

Narra la historia de un joven aristócrata italiano Fabrizio del Dongo y el de su tía la duquesa Sanseverina. Ambos con gran personalidad, conquistadores y seductores. Describe magistralmente lo que es el amor desarrollando dos triángulos amorosos con sus celos y tensiones. Por un lado, Fabrizio, su tía y Clelia, la hija del gobernador de la fortaleza donde será encerrado su héroe. Por otro, Fabrizio, su tía y el Conde Mosca, el Ministro de interior de la corte del Príncipe de Parma, que está perdidamente enamorado de la duquesa. Un amor que se refleja en la plena entrega de cada uno de los personajes, cuyas demostraciones y concesiones reflejan la máxima expresión del amor. Fabrizio está dispuesto a vivir encerrado toda su vida para poder ver a Clelia desde una ventanita de la torre en la que está prisionero. Clelia oculta a su padre su amor por el prisionero e incluso le ayuda a liberarse. Por otra parte la duquesa se desvive por su sobrino llegando a enfrentarse con descaro al propio príncipe. El Conde Mosca, incluso cuando su amada le abandona, concentra todos sus esfuerzos en seguir sus planes para liberar a Fabrizio.

Es una novela marcada por el ritmo. Acelera para narrar las aventuras de Fabrizio, su paso por la guerra, su huida y fuga de la torre donde ha sido prisionero y el lector no puede evitar ser contagiado de ese frenesí. Desacelera en el momento en el que está preso, el tiempo se ralentiza y la lectura es más sosegada.

Recrea la Italia de la Restauración, describiendo las lealtades y deslealtades que se dan en la política. De hecho, la duquesa constata cómo triunfar en la corte italiana. Esta mujer estratégica y cautivadora revela su gran fortaleza que ensombrece a la mayoría de los hombres de la corte incluido al príncipe.

Evidencia las contradicciones del ser humano. Fabrizio, por ejemplo, comienza ignorando el amor para finalizar convirtiéndose en el móvil de su vida. Por otro lado, la beata Clelia acuerda con la Virgen no volver a ver a Fabrizio y para no romper esa promesa y disfrutar de su amor se ven por las noches a oscuras y conciben un niño.

Resulta especialmente interesante la forma en la que describe los sentimientos de los protagonistas. Por ejemplo, tras participar en la guerra de Waterloo muestra su visión insignificante de la magnitud de la batalla y cómo se interesa por saber si había formado parte de una gran guerra significativa y trascendente en la historia. De hecho, inspiró a Tolstoi para Guerra y Paz. Consideraba que hasta entonces nadie había descrito bien lo que suponía una batalla.

Ha sido muy criticado el título ya que es sólo nombrado al final. Habría que cuestionarse cómo debe ser un título. ¿Es realmente su objetivo que resuma el hilo conductor de la novela? A mí, sin embargo, me gusta que sea parte del desenlace, el último lugar donde habita el protagonista de la novela.

Escrita en 52 días, la novela más influyente según Honoré Balzac, el denominado síndrome de Stendhal de emocionarse ante el arte y su belleza, está presente de alguna forma. La emoción y las grandes pasiones muestran esa exaltación y entusiasmo que este autor tan bien consiguió narrar. El amor, las contradicciones, las desgracias y tragedias conmoverán al lector que empatizará con los personajes a los que admirará o detestará.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba