Saltear al contenido principal
Fluxus En El Museo Vostell De Malpartida (Cáceres)

Fluxus en el Museo Vostell de Malpartida (Cáceres)

  • Arte

Tenía desde hace tiempo gran curiosidad por este museo localizado en el Parque Natural de los Barruecos de Cáceres dedicado al arte fluxus que fue construido en un antiguo lavadero de lanas.

Fluxus fue un movimiento artístico que se desarrolló en las décadas de los 60 y 70. Fue iniciado en 1962 por George Marciunas (1931-1978) que lo definía así: “Fluxus-arte-diversión debe ser simple, entretenido y sin pretensiones, tratar temas triviales, sin necesidad de dominar técnicas especiales ni realizar innumerables ensayos y sin aspirar a tener ningún tipo de valor comercial o institucional”. Buscaba la interdisciplinaridad manifestándose en las artes visuales, en la literatura, la danza y la música.

Este museo fue inaugurado por el artista alemán Wolf Vostell (1932-1998) y su mujer Mercedes, que se enamoraron de este paraje natural y quisieron que fuera un lugar en el que se conjugara arte y naturaleza.

El Museo consta de tres colecciones de arte contemporáneo: la Colección Wolf y Mercedes Vostell, la Colección Fluxus-Donación Gino Di Maggio y la Colección de Artistas Conceptuales.

La Colección Wolf y Mercedes Vostell acoge una muestra de su obra. Wolf fue un artista innovador que introdujo en Europa el happening y que fue el creador del decollage, en el que al contrario que en el collage, que consiste en adherir, se va rasgando y deshaciendo la pieza. De su época fluxus destaca “La fiebre del automóvil” producida en 1973 que abre la sala en la que de un coche surgen unas escobas que se mueven de forma ágil y rítmica limpiando el suelo.

Vostell automóvil

“Fiebre del Automóvil” (1973)

Un extremo de la estancia es ocupado por «El Fin de Parzival», ideado por Salvador Dalí en los años 20 como escenografía para la ópera «Parzival» de Wagner y realizado por Vostell en 1988. Se compone de veinte motocicletas Sanglas montadas una encima de otra.

Vostell

“El Fin de Parzival» (1988) de Vostell

Cabe destacar también la obra “Depresión endógena» formada por televisores que dan la sensación de estar llenos de polvo por su abandono. Con ello criticaba la televisión, la influencia de los medios de comunicación y la cultura de consumo.

Vostell Depresión

“Depresión endógena” (1978)  de Vostell

Junto a la sala, se extiende un mirador desde el que se puede admirar el lago de los Barruecos, uniendo arte y naturaleza.

La segunda colección corresponde a Gino Di Maggio, un coleccionista italiano editor de varias publicaciones, comisario de exposiciones fluxus y amigo de muchos artistas. Su donación se basa mayoritariamente en acciones fluxus.

Por ejemplo, el artista George Maciunas nos invita a jugar al ping pong entre obras de la colección con dos raquetas, cuya base tiene adherida un plato o unos vasos de plástico.

Marciunas

«Ping pong» (1973) de George Maciunas

El artista italiano Walter Marchetti (1931) que formó posteriormente el colectivo Zaj junto a Juan Hidalgo, realizó performances musicales en los que desafiaba lo establecido. Muchos de sus trabajos se enfocan en el gran piano como el “Pianoforte luminoso”.

Marchetti

«Pianoforte Luminoso» (1989) de Walter Marchetti

Otra sección de la colección está dedicada a artistas conceptuales españoles, portugueses y polacos, que o bien estaban muy vinculados al museo o participaron en actividades promovidas por el mismo como: las tres semanas de Arte Contemporáneo de Malpartida (SACOM), entre los años de 1977 y 1983, el Manifiesto del Lavadero de 1980 y el Día de Arte Contemporáneo de Malpartida (DACOM) en 1983.

Podemos apreciar obras del artista y poeta francés Robert Filiou (1926-1987) que afirmaba que «El arte es lo que vuelve la vida más interesante que el arte”. En 1963 el artista creó el concepto de “creación permanente” que se basa en la desmitificación del autor acercándole al público, defendía que el arte podía no materializarse en un objeto y que cualquier persona era un artista potencial. Para ello, en 1965 creó junto a George Brecht “la Cédille que souirit”, un centro de creación artística en un pueblo costero de Francia, en el que empleaban con frecuencia postales, como en esta obra en la que recita un poema que escribió junto a Brecht que se llamaba “la red eterna”.

Robert Fillou

“La red eterna” (1967) de Robert Fillou

Siguiendo con la idea de arte y vida, Yoko Ono crea “Pintura en tres estrofas” en el que una planta nace de un lienzo y va creciendo poco a poco siendo una obra viva, en transformación constante.

Yoko Ono

“Pintura en tres estrofas” (1961-1990) de Yoko Ono

En definitiva, un museo magnífico para conocer el arte fluxus y a un artista tan innovador como Wolf Vostell, en un auténtico paraje natural en el que el arte se mezcla con la naturaleza.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba