Saltear al contenido principal
Sandra Gamarra En Alcalá 31

Sandra Gamarra en Alcalá 31

El gran tamaño de la sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid facilita la organización de amplias retrospectivas y exposiciones de artistas que nos permiten profundizar en su obra.

En esta ocasión, acogía la muestra “Buen gobierno” de la artista peruana Sandra Gamarra (1972). Sandra considera que a raíz de lo precolombino y lo colonial, la cultura occidental ha presentado su dominio,  sobre el que quiere reflexionar. Para ello se apropia de obras de arte que altera, generando nuevas versiones de la historia.

El título de la exposición proviene del manuscrito “Primera Crónica y Buen Gobierno” escrito en 1615 por Felipe Guamán Poma de Ayala, que solicitaba a Felipe III, rey de España, una reforma del gobierno que, como consecuencia de las enfermedades, de la explotación y mezclas raciales, estaba acabando con la cultura andina.

Aprovecha el valor de la pintura en la construcción de la historia para simular un museo y crear su propio relato. En estas instituciones se asume que lo que vemos es verdadero. Sin embargo, ella modifica los discursos criticando la tendencia al olvido de ciertos temas que considera vitales continuar mostrando. Señala, entre otros, los actuales problemas raciales y de género de las culturas nativas que en ocasiones han sido invisibilizados, de acuerdo a los intereses de las propias instituciones.

Comienza con la “Sala del espejismo” en la que se sirve de pinturas monumentales propias de los museos para contar historias de forma diferente. Con una pintura predominantemente rojiza, rojo indio o rojo sangre, destaca elementos que quiere resaltar como los rostros de color otorgándoles un carácter realista.

Sandra Gamarra  Sandra Gamarra

Una instalación formada por 315 lienzos que configura una pirámide colocada como si se tratase de un castillo de naipes. Los lienzos están producidos por artistas locales que copian imágenes de la adoración de la Virgen para venderlos como souvenirs. Conformada a modo de altar, esta pirámide aparentemente dorada y brillante esconde imágenes de la Virgen del Cerro, que nos recuerdan la riqueza del Cerro de Potosí que fue explotado por la colonización española. Al mismo tiempo representa el papel de las mujeres, frágil como un castillo de naipes que puede derrumbarse en cualquier momento.

Sandra Gamarra     Sandra Gamarra

Tierra virgen (2021)

La “Sala del reconocimiento” presenta una vitrina en las que figuran imágenes de pinturas de objetos andinos precolombinos del Museo de América de Madrid, que aparecen aprisionadas en urnas de cristal.

Sandra Gamarra

A su alrededor, sobre reproducciones de las ilustraciones de Guamán Poma de Ayala en las que denunciaban los malos tratos de los colonizadores en el siglo XVII, pinta diferentes tipologías de patatas que hacen referencia al abuso que hubo en las expediciones coloniales de los recursos naturales. Cuestiona la idea de la propiedad de la naturaleza y muestra cómo fueron llevadas a Europa. En esa misma línea, en ocasiones, son las instituciones occidentales las que se apropian de obras de otros países coloniales y al representarlos, olvidan o construyen historias irreales.

Sandra Gamarra

“Cuando las papas queman” (2021)

A continuación, varios lienzos de pintura occidental se colocan al reverso en el suelo, estando presentes, pero invisibilizados. Al darles la vuelta reproducen lo que el mundo occidental ha hecho con la historia autóctona. Se deja ver la madera con la que se dibuja una cruz propia de las culturas indígenas. Sandra selecciona precisamente esta sala con orientación norte en contraposición a los templos religiosos que suelen tener orientación sur. Representa la constelación del sur que señalaba las estaciones y los momentos ideales para la siembra

Sandra Gamarra

“Chakana” (2021)

Por otra parte, sobre varios periódicos de “La República” en los que los principales titulares aluden a la corrupción de la clase política dirigente, pinta vegetales evocando una vez más a la explotación de los recursos naturales por parte de los poderes dominantes.

Sandra Gamarra

“Naturaleza muerta sobre Realidad Peruana VII”  (2019)

En el piso superior de la sala, el “Gabinete de las incomodidades” crea un archivo de objetos entre los que me gustaría destacar cómo se apropia de la obra de “Homenaje al cuadrado” de Joseph Albers (1988-1976) para incluir fotografías de la Comisión de la verdad y de la reconciliación del Perú, que toman protagonismo entre los cuadrados y que se mezclan con máscaras de carnaval peruanas.

Sandra Gamarra

“Imágenes crocantes sobre un ambiente húmedo I “ ( 2014)

La obra de Sandra convive con otras de diferentes artistas como la serie de pinturas de mestizajes. Un tema que le interesa especialmente por sus vivencias como hija de peruano y japonesa.  Se remonta a la colonialización para mostrar cómo el poder se apropia de todo incluido la naturaleza o la propia historia. El que tiene el poder es el que narra.

Hasta el 16 de enero de 2022

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba