Saltear al contenido principal
«Ana Karenina» De Tolstoi

«Ana Karenina» de Tolstoi

Recientemente he empezado dos libros que he tenido que dejar de lado por no conseguir centrarme. Aunque sé que son buenos libros y que en otro momento me gustarán, hay veces que necesitamos un tipo de entorno, de vida y de lectura que se acople a nuestro espíritu. Como no es habitual que deje un libro a medias, decidí recurrir a la novela rusa que me dio paz durante la enfermedad de mi madre y que estaba segura de que ahora también funcionaría. Y así fue. Opté por Ana Karenina del autor ruso León Tolstói (1828-1910), que publicó en 1877.

Una de las mejores novelas del realismo ruso en la que hace crítica de la aristocracia rusa por medio de la narración de la vida de tres parejas que se entrelazan. Representan diferentes formas de buscar la felicidad dando testimonio de la sociedad de esa época. Los personajes se debatirán entre su adaptación a las costumbres sociales o su desafío, la vida en el campo o en la ciudad, el amor conyugal o filial.

En esos tiempos los matrimonios eran promovidos por convenciones sociales y no por el amor. Esa práctica conllevaba infidelidades, habitualmente consentidas y perdonadas.

Cuando se escribe esta novela comenzaba el liberalismo, aunque no estaba consolidado todavía. De hecho, vemos cómo la protagonista principal, Ana, que comienza recomendando a su cuñada que perdone la infidelidad de su hermano siguiendo las costumbres de la época, acabará rompiendo con todo lo preestablecido, abandonando a su marido y a su hijo para escapar con su amante Vromski.

La valentía de abandonar a su marido sin tener el divorcio y escaparse con otro hombre, provoca que sea rechazada de los círculos sociales donde antes era admirada por su belleza y posición, creándose situaciones incómodas no sólo para ella sino para su amante. Descubre lo que es el rechazo de la sociedad que condena la exposición pública del adulterio.

Ante esa coyuntura el divorcio parecía la única solución posible. Sin embargo, el marido tenía el poder de negarse a concedérselo. La frustración de Vromski porque la hija que ha tenido con Ana no pueda llevar su apellido ni frecuentar con su amada los círculos sociales le lleva a ausentarse con más frecuencia de casa generando en Ana el temor de que deje de quererle. Una obsesión que le hará enloquecer. Esa dependencia del amor tomará el nombre de síndrome de Ana Karenina.

Sin embargo, el amor no permitirá la felicidad de todos los personajes. Otro de los protagonistas, el terrateniente Levin, tras darse cuenta de que no ha hallado el sentido de la vida en su matrimonio ni en su familia decide buscarlo en la gestión del campo donde aplica medidas innovadoras con el objetivo de mejorar la vida de sus siervos. No será hasta el final cuando lo descubra al encontrar a Dios y la paz con su espíritu.

El tren que había cambiado la vida de las personas agilizando los desplazamientos y facilitando el éxodo del campo a la ciudad, se convierte en un espacio central de acontecimientos.  En un tren Ana conoce a la madre del que posteriormente fue su amante, son testigos de accidentes al ver cómo se cae un individuo a las vías y es el lugar donde la protagonista decide dar fin a su vida.

Descripciones detalladas retratan la sociedad y sus costumbres con lenguajes adaptados a los diferentes personajes en función de su posición social. Las arraigadas tradiciones conservadoras son cuestionadas por los distintos protagonistas, así como la vida en la ciudad y en el campo con sus diferentes ritmos y ocio. Mediante el monólogo interior hacen reflexiones psicológicas que nos permiten ahondar en el alma de los personajes.

En definitiva, una estampa de la sociedad del siglo XIX en la que se evidencian las inquietudes de la época, las distintas formas de concebir el amor y el matrimonio, las transformaciones que tenían lugar como el auge del ferrocarril, de la vida en ciudad vs el campo y de la concepción de la religión y del espiritualismo.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba