Saltear al contenido principal
“El Ruido Y La Furia” De Faulkner

“El ruido y la furia” de Faulkner

He de reconocer que me atrae la excelencia acompañada de cierta complejidad, y así es cómo percibía yo al escritor americano William Faulkner (1897-1962). Necesitaba tiempo y tranquilidad para entregarme a él y este verano ha sido el momento ideal para iniciarlo.

“El ruido y la furia” fue publicado en 1929. Se inspira en Misisipi donde residió gran parte de su vida, y relata la decadencia de una familia del sur de Estados Unidos, tratándose temas como la sexualidad y la raza que obsesionaban en ese momento.

Premio Nobel de literatura en 1949, destaca por su experimentación y técnicas innovadoras como el monólogo interior, la narración por personas diferentes y los saltos en el tiempo.

Aunque la historia se relata en cuatro días no se exponen de forma consecutiva, lo que exige mayor atención. Estos cuatro días se describen en cuatro capítulos por distintos narradores, lo que nos permite descubrir las personalidades de los personajes de forma natural a través de su pensamiento, sus sensaciones y temas que les obsesionan.

El primer capítulo es narrado por la conciencia de Benjy, el menor de la familia Compson, retrasado mental. Frases inacabadas, impresiones, ruidos, olores.. en los que queda patente el dolor que puede sufrir ese niño al oír cómo sus familiares le mencionan en su presencia aludiendo a las incomodidades que supone convivir con un deficiente que se expresa con gritos y gemidos. Retratan la crueldad y poca sensibilidad del ser humano con personas en su situación. Lejos de inspirar compasión, es la vergüenza y carga de la familia, recibiendo sólo afectos de su hermana Caddy y cuidados de su niñera. El adentrarse en el cerebro de Benjy es conmovedor y ya de por sí una obra maestra.

En una primera lectura, la tensión baja en el segundo capítulo narrado por la conciencia de Quentin, el hijo mayor. Es el episodio más complejo, especialmente a medida que avanza la historia ya que va perdiendo los signos de puntuación y sentido, como resultado de su agonía que le lleva al suicidio. Hasta aquí es muy confuso. Vas descubriendo los temas que le ofuscan como su hermana Caddy a la que ama de forma incestuosa, el reloj que le regala su padre como símbolo de la carga paternal que tiene al haber sido el elegido para ir a Harvard para lo que ha vendido parte del terreno familiar; un río, el agua donde acabará suicidándose.

Se recupera la angustia en el tercer capítulo narrado por Jason, que dolido porque sus padres han hecho un gran sacrificio económico para poder financiar los estudios de Quentin y la boda de su hija Caddy, tiene que dedicarse a trabajar, lo que va generando en él una personalidad perversa. Su hermana Caddy se marcha, pero tiene una hija que vive con ellos, también denominada Quentin. Chantajea a Caddy para que le haga tutor de su hija, recibiendo sumas de dinero de ella pero que esconde para él. Jason maltrata a su sobrina que considera promiscua y salvaje rompiendo el honor de la familia, no sin generar congoja en el lector.

En el cuarto capítulo contado por el mismo Faulkner, aunque haciendo especial referencia a la criada afroamericana Daisy, va rematando la historia incidiendo cómo era la vida de esa familia en la que el padre alcohólico fallece y la madre aprensiva consiente todas las crueldades del malvado Jason, por ser el que sostiene la familia y sentirse de alguna forma dependiente de él. La criada afroamericana Daisy es la única que se atreve a enfrentarse a Jason para intentar evitar que humille y pegue a su sobrina que acaba robando el dinero que había acaparado Jason de su madre y huyendo con un titiritero. Cuando fallece la Señora Compson, Jason vende la casa, envía a Benjy a un manicomio y prescinde de la niñera.

La única voz de la familia que no llegamos a escuchar es la de Caddy. Sin embargo, queda fielmente retratada a través de las emociones que genera en su familia, siendo un fuerte pilar de la misma.

Para Faulkner el tiempo es percibido por cada persona de forma diferente. Benjy, al tratarse de un discapacitado mental, une el presente con actos del pasado; Quentin está anclado al pasado, que le atormenta y del que no puede salir; mientras que Jason vive el presente y futuro inmediato.

La crudeza de esta familia sureña es descrita de forma extraordinaria, valiéndose del punto de vista de un enfermo mental. Se retratan la vida de blancos y negros, las dependencias que genera la gestión económica de una familia con recursos limitados, la convivencia con un retrasado mental, las frustraciones y obsesiones de unos y otros.

La crítica afirma que con el título hace referencia a un verso de “Macbeth” de Shakespeare que explica que es un cuento contado por un idiota.

“Mañana, y mañana y mañana

Se desliza en este mezquino paso de día a día,

A la última sílaba del tiempo testimoniado:

Y todos nuestros ayeres han testimoniado a los tontos

El camino a la muerte polvorienta (el señor Compson) Muere, muere vela fugaz!

La vida no es más que una sombra andante (Quentin) jugador deficiente

Que apuntala (Jason) y realza (la señora Compson) su hora en el escenario

Y después ya no se escucha más. Es un cuento

Relatado por un idiota (Benjy), lleno de ruido y furia,

Sin significado alguno.”

En cualquier caso, el título es muy adecuado ya que alude a los dos grandes vectores tensionales de esta novela: el “Ruido” hace alusión a los sonidos que se agolpan en la cabeza de Benjy con su contemplación del mundo desde una mente anormal, o incluso en la cabeza de Quentin que lucha con su conciencia; y la “Furia” de Jason reflejada en sus gritos y amenazas a modo de tortura. El Ruido y la Furia son dos formas de recrear la mente humana de los protagonistas.

En resumen, nos encontramos ante uno de los creadores de ficción más importantes del siglo XX, que de forma compleja pero exquisita nos introduce en las mentes de sus personajes, con gran influencia en la literatura hispanoamericana como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Onetti, Cabrera Infante, Alejo Carpentier o Juan Rulfo.

Esta entrada tiene 3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba