Saltear al contenido principal
“One Strike, Everything Is Scattered” En La Galería Nogueras Blanchard De Madrid

“One strike, everything is scattered” en la Galería Nogueras Blanchard de Madrid

Acostumbrada a ir de galerías y encontrarnos con las típicas “White box” en las que sobre blancas paredes destacan asombrosas obras de arte contemporáneo, es realmente sorprendente entrar en una de ellas y trasladarte al salón de una casa en la que el arte se respira en sus paredes, a través de sus lienzos, y en publicaciones que aparentemente interesan a los dueños de la misma, entre otras “La historia de dos cuadrados” publicado por El Lissitzky en 1920, de la que recientemente hablamos en el blog y que da origen al nombre de esta exposición.

Y es que “One strike, everything is scattered” se refiere a cómo a partir del choque de dos cuadrados cósmicos se rompe con el orden habitual establecido. Ese orden establecido hace alusión a la “White box” que se rompe con esta exposición para crear una nueva escenografía, que nos retrotrae a la idea de Salón de París de los siglos XVII, XVIII y XIX.

La recreación de un hogar se refleja no únicamente en los muebles y en la decoración, de la mano de Jean Porsche, sino en la luz donde domina cierta penumbra que le da un carácter íntimo a la exposición. Muebles antiguos y un cuidado diseño que manifiestan la sensibilidad estética de los presuntos propietarios, unos potenciales coleccionistas de arte amantes de la pintura y de las antigüedades.

Volviendo al relato de “La historia de dos cuadrados” recordamos cómo su objetivo era estimular la creación. Y este espíritu se refleja en las piezas de los artistas que encontramos dispuestos en esta supuesta vivienda que se reconstruyen buscando nuevos discursos.

Así la brasileña Valeska Soares (1957) se apropia de un antiguo retrato de una mujer anónimo y olvidado del que únicamente visibiliza su mirada que surge al reverso de una pintura monocroma.

Soares

El alemán Hans-Peter Feldmann (1941) reconstruye un retrato de Rembrandt cuestionando la representación.

Hans-Peter Feldman

La artista francesa Marine Hugonnier (1969) analiza la temporalidad de la pintura a través del ejemplo de un proceso de restauración en el que ansiamos recuperar la imagen del pasado, pero produciendo al mismo tiempo alteraciones que nos imposibilita recuperar en su totalidad ese momento.

Hugonnier

Antoni Tapies (1923-2012) se apropia de la imagen de su abuelo y Perejaume (1957) emplea los límites en forma de marcos de los cuadros para crear su propio paisaje.

Tapies

Los cinco artistas consiguen romper el orden establecido como en “La historia de dos cuadrados” consiguiendo un resultado inesperado, estimulante y redondo.

Hasta 25 de  julio de 2020

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba