Saltear al contenido principal
Lygia Clark En El Museo Guggenheim De Bilbao

Lygia Clark en el Museo Guggenheim de Bilbao

He de reconocer que cuando descubrí que Olafur Eliasson exponía en el Guggenheim de Bilbao fui al museo sin esperar mucho más.

Sin embargo, me llevé la grata sorpresa de que también dedicaban una exposición a la artista brasileña Lygia Clark (1920- 1988).

Coincidiendo con el centenario de su nacimiento, esta muestra revisa sus primeras pinturas de la década que va de 1948 a 1958, una época de investigación y experimentación que ella misma denominó “Campo experimental”.

Sus inicios estuvieron más centrados en la figuración y en temas tradicionales como los bodegones, retratos o interiores de edificios en los que se puede apreciar su sensibilidad para captar el alma de las personas y de los objetos. Se preocupaba por el tratamiento de la línea, la forma, el espacio y el color. Al poco tiempo comenzó a introducir un lenguaje geométrico muy cercano a la abstracción.

Un buen ejemplo es “Escalera” que refleja su interés por la arquitectura y por la geometría. Triángulos y rectángulos componen este óleo, proporcionándole un cariz prismático y caleidoscópico.

Lygia autorretrato                                    Lygia escalera

“Retrato de la pianista Angélica de Rezende” (40´s)                                               “Escalera” (1951)

-Su obra evolucionó hacia la abstracción, en la que la búsqueda de formas puras y de objetividad le hicieron llegar a la abstracción geométrica. En “Composición”, cuadrados y rectángulos con un cromatismo vibrante se suceden con ritmo para continuar simplificando sus composiciones hasta llegar a “Superficie modulada nº. 5” en el que asistimos a una reducción de formas, protagonizándolo unos finos triángulos que se asemejan a líneas dispuestas en vertical y horizontal, y una reducción cromática con un fondo verde, blanco y negro.

Lygia composición                                    Lygia verde

“Composición” (1953)                                                                                                     “Superficie modulada nº. 5” (1955)           

Hacia finales de la década de los 50, Lygia inició una investigación sobre la forma a partir de composiciones bicromáticas con formas geométricas en blanco y negro generando planos en positivo y negativo, que poco a poco se fueron simplificando como podemos ver a continuación.

Lygia gris     Lygia zig zag   Lygia rombo

Planos en superf. modulada n.º 2, v 1 (1957)     Planos en Superf. Modulada, s. B, nº 7, v 1(1958)              “Contra relieve” (1959)  

 

En ocasiones eran elaborados en diferentes capas, que para ser percibidas exigía el movimiento y atención del espectador. Sobrepasaba los límites de la pintura tradicional.

Esta bidimensionalidad sólo se rompe en esta exposición en sus “Maquetas para interior” que produjo en 1955, de gran sutileza, que continúan el lenguaje de sus pinturas y que reafirman su interés por la arquitectura y la indagación del espacio.

Lygia maqueta

Y es que sus líneas terminaron tomando cuerpo, concretándose en esculturas geométricas con vida. Se trataba de una geometría sensible en la que el espectador tomaba un papel relevante como en sus “Bichos” que produjo en 1960. El público podía moverlos adquiriendo diferentes formas, pero los movimientos eran limitados, como es precisamente el caso de estos seres vivos, lo cual exigía mayor atención del espectador. Proponía así un arte más libertario que el racionalismo exacerbado de Río de Janeiro. Como hemos comentado, esta exposición se focaliza en sus primeros años hasta 1958, razón por la que no hay ninguna de sus esculturas expuestas. Sin embargo, una vez más os recomiendo que paséis por la tienda en la que comercializan y se exponen unas maquetas de sus “Bichos” para niños que son una joya.

Lygia bicho

“Bicho linear” (1960)

En definitiva, con esta muestra podemos conocer los inicios de esta pionera de la abstracción, que desarrolló un lenguaje visual en el que la geometría, la sensibilidad y el espectador jugaron un papel fundamental. De hecho, su obra fue evolucionando para convertirse en más sensorial y participativa hasta llegar a adentrarse en la investigación de la relación entre cuerpo y mente, y el mundo del psicoanálisis, donde finalizó su carrera artística.

Hasta el 25 de octubre de 2020

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba