Saltear al contenido principal
Las Vanguardias Rusas. Malevich Y El Suprematismo.

Las Vanguardias Rusas. Malevich y el Suprematismo.

  • Arte

En esta época que vivimos, el mundo cada vez es más complejo, en el que cada espacio tiene unas normas diferentes. Un ejemplo es el COVID-19, en el que según el país en el que te encuentres, la fase en la que estés, las normas de tu ciudad e incluso de tu propia comunidad de vecinos puedes pasear o no por la calle, con un horario específico, una compañía específica y unas reglas específicas, que responden a las decisiones del Gobierno de cada espacio. ¿No deberíamos plantearnos una simplificación?

El planteamiento de simplificación me recuerda al “suprematismo”, una de las Vanguardias Rusas que se desarrolló en Rusia entre 1890 y 1930.

Dentro de las Vanguardias Rusas identificamos varios movimientos, entre los cuales voy a destacar dos grandes tendencias:

  1. Un arte de laboratorio, experimental y elitista, cuyo objetivo era la búsqueda de la supremacía de la sensibilidad pura en el arte. La supremacía de la nada y la representación del mundo a través de formas geométricas, liberándose de bidimensionalidad pictórica. Se denominó suprematismo, siendo de especial relevancia la labor de artistas como Pevsner, Kandinsky o Malévich.
  2. Un arte de producción del que formaron parte artistas como Ródchenko, Tatlin o Popova. Creaban objetos con métodos de producción industrial y modos proletarios de trabajo, adoptando el nombre de constructivismo.

En ambos casos era el nacimiento del Arte Moderno. Se declaraba la muerte del arte, en el sentido hegeliano de superación del mismo, para hacer renacer un arte nuevo, liberado del arte de caballete.

Como os he anticipado, en esta ocasión me gustaría ahondar en el suprematismo y en su máximo exponente, Malévich.

Kazimir Malévich (1879-1935) fue un pintor ruso de origen polaco que encabezó la escuela cubista rusa, donde trabajó en la destrucción de las formas. Entre 1915 y 1916, creó el suprematismo, una de las principales corrientes defensoras de la abstracción geométrica en la Rusia del primer tercio del siglo XX. Los protagonistas eran las formas geométricas que liberaban al arte del mundo de la representación e iban evolucionando hasta llegar al cuadrado blanco sobre fondo blanco de Malévich.

Distinguía tres estadios: el negro y el blanco, como las energías que desvelaban la forma, y el rojo, como fuente de color. Se desarrollaba en una superficie plana estática blanca sobre la que contrastaba el dinamismo de las figuras. Se diferenciaban tres tipos de cuadrados:

  • El cuadrado negro, como signo de la economía, la quinta dimensión del arte
  • El cuadrado rojo, simbolizaba la revolución
  • El cuadrado blanco, representaba el puro movimiento, la acción pura. El cuadrado blanco llevaba al mundo blanco

Mochila

“Niño con mochila” (1915)

Se consideraba que el pincel creaba confusión y no alcanzaba la sinuosidad del cerebro. La pluma, sin embargo, más aguda, podía profundizar.

El suprematismo se concebía como la nada liberada que no servía a nada ni a nadie y que hacía la guerra a la objetividad a través de formas geométricas, donde se encontraba la esencia de la verdad. Al abandonar el arte su concepción objetiva de realidad, llegaba a la nada, a la esencia del arte.

Malévich no se ocupaba de difundir sus ideales revolucionarios, sino de la formación intelectual de las generaciones que habrían de construir el socialismo. Su programa no fue muy popular en Rusia, pero tuvo una notable influencia en Alemania, en la formación del método didáctico de la Bauhaus.

Fue en las primeras pinturas, cuando logró transmitir, con su combinación de colores, un estado de ánimo alegre y el triunfo de la forma. Sin embargo, el apogeo del suprematismo viene unido a la imagen de Malévich «Blanco sobre blanco» (1918). Hacía desaparecer no sólo la forma y el contenido, sino también el color. La simplificación en todo su esplendor. Una obra bella y simple, pero a la vez con tanto contenido.

Blanco

“Blanco sobre blanco” (1918)

¿No deberíamos también nosotros perseguir la simplificación, para conseguir llegar a la esencia?

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba