Saltear al contenido principal
Mondrian, El Neoplasticismo Y De Stijl.

Mondrian, el neoplasticismo y De Stijl.

  • Arte

Este mes estaba previsto que se inaugurara una exposición en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía sobre Piet Mondrian y De Stijl y, aunque el confinamiento nos impide visitarla, voy a aprovechar para hacer un repaso de la contribución de Mondrian al panorama artístico.

Me gustaría empezar haciendo una introducción sobre lo que supuso el fin del siglo XIX y el inicio del siglo XX a nivel de creación artística. De todas las disciplinas artísticas, la fotografía era la que mejor podía conseguir una representación mimética, con lo que en este periodo se inicia el arte moderno que indaga sobre cuál es la mejor forma de mostrar el mundo externo sin imitar su apariencia natural. Es un periodo de experimentación en el que se van proponiendo nuevos movimientos artísticos. En muchas ocasiones cada movimiento surge como contraposición o evolución de otro. Voy a recordar un mapa conceptual que desarrolló el director fundador del Museo de Arte Moderno (MOMA), Alfredo Barr, en 1936 en la exposición llamada Cubismo y Arte Abstracto, donde explicaba lo que significaba el arte moderno y resumía cuándo se produjeron esos movimientos. Si observamos ese mapa, en la imagen inferior, conseguimos identificar de forma muy visual cómo se simultanean y suceden muchos movimientos durante ese periodo. Y justo hace un siglo encontramos “De Stijl” y el “Neoplasticismo”.

Diagrama Alfredo Barr en 1936

Portada del libro sobre la exposición de Alfredo Bahrr “Cubismo y arte abstracto” (1936)

Dos artistas holandeses Piet Mondrian (1872-1944) y Theo Van Doesburg (1883- 1931) crearon una nueva vanguardia centrada en el espacio que se llamó neoplasticismo. Poco a poco se le fueron uniendo otros artistas afines y en 1917 fundaron en Holanda la revista “De Stijl” (“el estilo” en holandés) donde desarrollaban sus ideas.

Los neoplasticistas buscaban el arte puro a través de la abstracción geométrica. Consideraban el espacio como unitario y continuo. La agregación de planos o líneas generaba un orden perceptivo y temporal.

Teniendo esto en consideración, Mondrian llegó a crear una pintura en las que se representaba la totalidad del espacio con un fondo neutro blanco delimitado por líneas negras que regulaban la percepción. Los espacios blancos daban la impresión de vacío, luz y aire. A ello le añadía cuadrados y rectángulos de color rojo, azul y amarillo, los colores básicos a partir de los cuales se construyen los demás. Posteriormente, empezó a sustituir algunas de las líneas negras por rectángulos de estos mismos colores básicos.

Tiene un posicionamiento mucho más optimista y esperanzado que el dadaísmo que se desarrolla en la misma época.

En 1918 promulgó el 1er manifiesto en el que se sentaron las bases ideológicas para alcanzar el arte puro mediante la búsqueda del equilibrio entre lo universal y lo individual, a través de leyes de matemáticas universales. Un arte geométrico abstracto que construían a partir del ángulo recto. Hay que destacar la ausencia de toda línea curva. Sólo se apreciaban líneas verticales y horizontales, con lo cual evitaba la profundidad y con esto, la composición adquiría un mayor equilibrio. De hecho, consideraba que lo horizontal y lo vertical representaban los polos opuestos de la existencia: lo espiritual y lo material, lo masculino y lo femenino, lo positivo y lo negativo. “Su unión”, escribió el propio Mondrian, “es la felicidad”. Era el constructivismo holandés. Arte puro: línea y color, unidas en un mismo espacio.

Podemos ver en el ensayo del teósofo Dr. Mathieu Schoenmaekers (1915), su visión de estas líneas: “Los dos extremos absolutos fundamentales que conforman nuestro planeta son: la línea de fuerza horizontal, es decir, la trayectoria de la Tierra alrededor del Sol, y el movimiento vertical y profundamente espacial de los rayos que tiene su origen en el centro del sol. Los tres colores principales son el amarillo, el azul y el rojo. No existen más colores que ellos”. Las coordenadas verticales y horizontales definían la anchura y altura de cada área. Y la tercera dimensión la definía el color. Se generaban infinitas sensaciones según el color, el tamaño, la distancia y la luz.

Y es cierto que al observar las líneas negras se consigue ver un dibujo organizado, con espacios limitados que van controlando que la estructura de la pintura no se desborde. Su función era evitar que los colores se influyeran ya que, según Mondrian, entre los colores no tienen que existir relaciones de fuerza sino métricas. No son los sentidos sino la mente quien tiene que valorarlos. De hecho, demuestra cómo esta valoración del color percibido cambia con la amplitud del área que cubre y con su forma. Es pintura abstracta geométrica, racional, física y matemática. Su pretensión es la bidimensionalidad del plano. Perseguían la armonía, aunque desecharan la simetría. Llegó hasta tal punto su defensa del uso de horizontales y verticales que incluso cuando su compañero Van Doesburg usó la diagonal, Mondrian decidió separarse definitivamente del grupo.

Detalle exposición Mondrian

 “Composición con plano grande rojo, amarillo, negro, gris y azul” de Piet Mondrian (1921)

Un detalle curioso eran los bordes exteriores, que, en vez de cerrar el espacio de la composición, daban libertad al color para expandirse, realzando la potencia del color rojo y azul en la obra.

Mondrian, a través de su pintura buscaba resaltar la pureza, y se servía de las formas geométricas y los colores puros para llegar a ella, haciéndola universal y eliminando cualquier aspecto trágico de la vida, incluido lo que estaba en el inconsciente. En su opinión, el artista no tenía derecho a influir emotivamente y sentimentalmente en los demás. Si descubría una verdad tenía el deber de mostrar cómo había llegado a ella. Por esto, en su mente, su pintura encajaba en una perfecta urbanística.

Su concepción del espacio tuvo una gran influencia en arquitectura y urbanismo.

Esta entrada tiene 5 comentarios
    1. Tienes toda la razón. He incluido sólo dos disciplinas pero su influencia fue enorme. En diseño, moda… en Yves Saint Laurent y también en otros diseñadores como Prada o Agatha Ruiz de la Prada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba