Saltear al contenido principal
«Mujeres Fotógrafas. Una Historia Contada A Medias.» En Tabacalera

«Mujeres fotógrafas. Una historia contada a medias.» en Tabacalera

Coincidiendo con el día de la mujer se han celebrado varias exposiciones en Madrid que tratan de reivindicar su desequilibrada presencia en el mundo del arte.

Una de ellas tiene lugar en Tabacalera y su título refleja ya de inicio esa reivindicación: “Mujeres fotógrafas. Una historia contada a medias.” Para ello un comisariado en paridad formado por: Antonio Molina-Vázquez y Susana Blas Brunel, seleccionan a 9 mujeres artistas con obra fotográfica para mostrar sus narrativas, su femineidad y sus procesos fotográficos. Como decía la comisaria “Formar parte de una cultura al tiempo que estás excluida de ella define la situación de las mujeres en el arte”.

El espacio en el que se presenta la exposición acompaña al discurso. Se trata de unos antiguos baños del edificio, una zona no rehabilitada, en el que el público va descubriendo las obras entre lavabos y duchas de la que fue una fábrica de tabaco. El hecho de que esos lavabos fueran masculinos, es decir, un lugar reservado para los hombres, del que se apropia una exposición de mujeres, ya de por sí simboliza el efecto que pretende conseguir.

La oscuridad de la sala provoca ese efecto de descubrimiento de imágenes o vídeos camuflados por las estancias que juegan con el sentido de la exhibición, de visibilizar a varias artistas. El efecto es muy evocador, exige al espectador estar alerta para no perderse nada. Y además el hecho de encontrarse en un espacio viejo y poco atractivo como unos cuartos de baño genera unas expectativas menores y una capacidad de sorpresa mayor.

Detalle exposición mujeres fotógrafas en Tabacalera
Detalle exposición Mujeres Fotógrafas en Tabacalera

Comienza con una sala preámbulo que anticipa el sentido de la exposición. Presenta algunos vídeos en la parte superior de las puertas de baños, precisamente en unos ventanucos con un cristal tenue que deja entrever de forma pixelada que algo ocurre detrás. Proporciona una visión parcial y una incógnita de lo que nos vamos a encontrar.

Detalle exposición Mujeres Fotógrafas en Tabacalera
Detalle exposición Mujeres Fotógrafas en Tabacalera

Solo hay una sala al final más iluminada, que aunque podría llegar a servir para dar luz a esa obra oculta en la historia del arte contemporáneo, a mí me supuso como una bofetada de vuelta a la realidad en la que pierdes esa magia tan bien conseguida a lo largo del resto del espacio.

Para la muestra se seleccionaron a 9 mujeres que a juicio de los comisarios representan la historia desde los años 50 hasta nuestros días. Comienza con Esther Ferrer y sigue con Eva Lootz, Carmen Calvo, Isabel Muñoz, Ouka Leele, Vicky Méndiz, Carla Andrade, Bego Antón hasta finalizar con Lua Ribeira. El objetivo que se marcaban los comisarios era representar a diferentes generaciones, con distintos enfoques y en los que el cuerpo femenino tuviera un gran protagonismo.

Voy a citar algunas de ellas que me impactaron especialmente.

En primer lugar, Esther Ferrer y su retrato dorado. No puedo ocultar mi fascinación por esta artista que se representa como mujer fragmentada y con ese matiz de “dorado” que parece hacer referencia al “sueño dorado”, al sueño de sentirse unificada, sentirse como una y recuperar su identidad.

Autorretrato dorado de Esther Ferrer
                       Autorretrato dorado, 1984  Esther Ferrer.

También me interesa cómo la artista Carmen Calvo se apropia de personajes que aparecen en fotografías antiguas anónimas que adquiere habitualmente en mercadillos y que ella interviene con pintura o con la incorporación de objetos cotidianos que le ayudan a mostrar el alma de esas personas. Siendo una artista que casa perfectamente con el sentido de la exposición, no acabo de compartir la selección de obras que se ha hecho. Aunque de alguna forma ayudan al discurso de cuestionamiento de estereotipos femeninos, no reflejan el efecto que llegan a causar especialmente en el alma del público.

A veces en un sueño de Carmen Calvo
                                  A veces en un sueño, 2018. Carmen Calvo
Detalle exposición Mujeres Fotógrafas en Tabacalera

Por otro lado, quiero destacar un vídeo de Isabel Muñoz, una artista que, en principio me interesaba menos, pero que tiene una poética atronadora sobre cómo una mujer cubierta de ramas se va poco a poco desnudando, haciendo referencia al dolor interior.

Mujer árbol de Isabel Muñoz
Mujer árbol de la serie “Japón”, 2018. Isabel Muñoz

Por otro lado, Bego Antón muestra fotografías impactantes que hacen referencia al mundo de las brujas y recuerda cómo hubo mujeres que fueron torturadas por considerar que tenían conocimientos alternativos.

Haiek Danak Sorginak de Bego Antón
                       Haiek Danak Sorginak. Bego Antón.

Por último, quiero mencionar a Lua Ribeira que reivindica la femineidad libre. Es muy representativo un vídeo que nos encontramos en una ducha en el que una mujer baila de forma desenvuelta moviendo su cuerpo sin parar, al ritmo del dancehall music haciendo al mismo tiempo una comparativa con el flamenco para mostrar las similitudes que puede haber entre culturas muy distintas. En esta ocasión, la impresión que me causó no es por el vídeo en sí, que en otro espacio podría haber pasado desapercibido, sino por la contextualización que adquiere la composición de una mujer bailando como si nadie la estuviera mirando dentro de una ducha.

Analogy between flamenco and dancehall music de Lua Ribeira
                                             Analogy between flamenco and dancehall music, 2015. Lua Ribeira,

Estamos hablando de obras con técnicas experimentarles, obras que cuestionan los estereotipos femeninos y que escenifican su agitación interior. Obras que pueden ayudar a completar esa historia incompleta y que, en especial, por su escenografía consiguen un resultado memorable.

Esta exposición se completa con unas jornadas de debate acerca de la situación de las mujeres artistas en España, que estoy segura de que ayudarán a completar más este recorrido y el discurso alrededor de la mujer y de la historia contada a medias.

Hasta el 12 de abril de 2020

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba